Las claves para mejorar la calificación energética de la vivienda

Calificación energética

La calificación energética de una vivienda da cuenta del buen buen o mal comportamiento energético de un edificio, proporcionando información útil sobre los aspectos a tener en cuenta a la hora de proponer recomendaciones que mejoren dicho comportamiento.

La energía es una de las principales fuentes de gasto en una casa, por lo que aumentar la eficiencia energética será beneficioso además de para el medioambiente, para nuestro bolsillo.  Pero ¿conocemos que factores influyen en esta calificación energética? ¿Y que cambios tienen una mayor influencia en la mejora de esta?

¿A qué nos referimos con calificación energética?

Cuando hablamos de calificación energética de una vivienda hablamos de un índice que mediante una escala de letras desde la A, para señalar el máximo grado de eficiencia energética, hasta la letra G, para señalar los edificios o viviendas menos eficientes, nos indica cómo de eficiente es una vivienda sometida a un proceso de certificación energética.

Calificación energética

Para determinar ese nivel de eficiencia energética hay dos factores determinantes. El primero las emisiones anuales de CO2. El segundo, el consumo anual de energía primaria no renovable para satisfacer la demanda energética del edificio. Ambos teniendo en cuenta unas condiciones normales de funcionamiento y ocupación.

El Código Técnico de Edificación (CTE), como marco regulatorio, establece actualmente una estricta normativa de eficiencia, seguridad y habitabilidad que debe de cumplir un edificio. Así las viviendas nuevas deben tener una calificación A, B o C, algo que no ocurre con las viviendas de segunda mano.

¿Por qué es importante mejorarla?

Las mejoras en un edificio relacionadas con su envolvente o con sus sistemas térmicos en base a los requerimientos exigidos por el Código Técnico de la Edificación, proporcionan a una vivienda la oportunidad de escalar un nivel en su calificación. Pero, ¿por qué es importante? En un nivel superior…

  • se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • se aumenta la eficiencia energética de la vivienda, lo que repercutirá directamente en la factura energética proporcionando un importante ahorro.
  • podría incrementar el valor por metro cuadrado de la vivienda hasta un 10%, si esta está calificada como A+ y E.

Ahorro energético

Claves para una mejor eficiencia energética

Las emisiones anuales de CO2 y el consumo anual de energía primaria no renovable son dos factores determinantes para determinar la calificación energética de un edificio. Resulta sencillo deducir, por tanto, que una mejora tanto del aislamiento como del sistema de climatización de la vivienda tendrán un gran impacto en esta. Sin embargo, existen otras claves también importantes:

  1. Orientación de la vivienda. En función de cómo esté orientada la vivienda habrá mayor o menor aprovechamiento de las horas de sol. Es por tanto un factor a tener en cuenta cuando se construye o bien cuando se elige una vivienda. Una casa bien orientada partirá con ventaja a la hora de una certificación energética.
  2. Características térmicas de la envuelta. Un adecuado aislamiento de la envolvente térmica del edificio nos permitirá un ahorro energético de hasta un 50% en el caso de edificios antiguos. Los revestimientos exteriores con productos aislantes pueden aplicarse tanto en obra nueva como en viviendas en rehabilitación para proteger y aislar el edificio.
  3. Instalación de climatización de alta eficiencia. La utilización de calderas de condensación, bombas de calor y sistemas de ventilación mecánica son excelentes alternativas para mejorar el rendimiento de las instalaciones.

Factores de mejora

  1. Tecnologías “verdes”. Recurrir a la aerotermia, los paneles solares o la biomasa también mejorará considerablemente la calificación energética. Además es recomendable, tal como la OCU indica, cambiar los electrodomésticos de mas uso, por aparatos más eficientes.
  2. Aislamiento térmico en puertas y ventanas.  Un buen aislamiento en puertas y ventanas podría reducir los costes energéticos hasta en un 50%. La inyección de aislamiento en cámaras y sustituir la carpintería actual por otros materiales que ofrezcan una mayor protección como el PVC es la forma mas sencilla de lograrlo.
  3. Uso de la climatización responsable. Tener un sistema de climatización eficiente es importante, pero también lo es utilizarlo de forma responsable. Se aconseja no subir la temperatura más de 21ºC en invierno, ni menos de 24ºC en verano.
  4. Uso de leds.  Las bombillas LED desprenden menos emisiones de CO2 que las luces convencionales. Además tienen un consumo mucho más bajo que las lámparas fluorescentes, incandescentes y halógenas.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.