Las 3R del consumo responsable: Reduce, reutiliza y recicla

Se calcula que en España cada persona genera 459 kilos de basura al año. Una cifra que debe hacernos reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo. Consumir de forma sostenible está al alcance de todo el mundo y hoy en Bezzia queremos daros algunas claves con las que podemos conseguir reducir esos números.

Reduce, reutiliza y recicla; las 3R nos muestran de forma clara cuál es el camino a seguir para un consumo responsable. Reducir el consumo y reutilizar materiales para evitar consumir nuevos recursos son claves para reducir tu huella ecológica. En un tercer lugar está el reciclaje,  que ha ido ganando terreno en nuestra conciencia.

Ser conscientes del volumen de residuos generados en nuestro hogar es importante para tomar decisiones que nos encaminen hacia un consumo mas responsable. Según la FAO, un tercio de los alimentos producidos para nuestro consumo se pierde o se desperdicia en todo el mundo. Pero mas allá de estos residuos, existen otros también relacionados que inflan nuestra bolsa de la basura y que podemos reducir. También podemos trabajar con los recursos consumidos en nuestro hogar (agua, energía…). ¿Cómo? Siguiendo la regla de las 3R.

Reduce, reutiliza, recicla

Reduce

Los productos y recursos consumidos, tienen una relación directa con los desperdicios que generamos. Reducir el consumo tanto de bienes como energía en nuestro hogar,  es clave por tanto para reducir nuestra huella ecológica y contribuir a mejorar el planeta.

Crear un menú semanal nos ayuda a controlar la compra de alimentos y a reducir la cantidad de estos que terminan en la basura semanalmente. El número de envases, cada vez mayor, también nos aleja de un consumo sostenible. Comprar a granel, como hacíamos antiguamente resulta mucho mas responsable.

Reduce

Reducir el consumo de energía es tan importante como reducir el consumo de bienes. No abusar de los sistemas de calefacción y aire acondicionado, utilizar bombillas de bajo consumo y electrodomésticos eficientes de clase A o superior y dar prioridad a la bicicleta o el transporte público son elecciones que contribuyen a mejorar el medio ambiente. Pero no las únicas que podemos poner en práctica para un consumo sostenible.

Reutiliza

La mayoría de objetos pueden repararse o transformarse para alargar su vida útil tal como os demostramos en nuestro artículo de upcycling. ¿Si es posible por qué no sacar partido a todo aquello que ha caído en el olvido? Así reducimos el volumen de basura y generamos menos contaminación.

Donar aquello que a nosotros no nos sirva promoviendo la adquisición de bienes de segunda mano también es una alternativa sostenible. También podemos intercambiar productos, fomentando el trueque en nuestra comunidad, siempre que estos se encuentren en buen estado.

Recicla

Según los datos de Ecoembes, España recicló 1,3 millones de toneladas de envases durante 2016. Somos una sociedad cada vez mas concienciada con el reciclaje y con la necesidad de separar la basura que generamos, aunque aun sigamos teniendo dudas al respecto.

Reciclar, sin embargo, es la erre menos eficaz para nuestros objetivos de consumo sostenible. El reciclaje transforma la mayoría de los materiales que tiramos a la basura en un producto nuevo; sin embargo, el proceso consume energía y  contamina De ahí que esté situada en una tercera posición.

Contenedores reciclaje

Hoy en día existen contenedores para todo tipo de productos, clasificados por su color:

  • Azul: papel y cartón. Bolsas de papel, cajas de cartón, carpetas, cartulinas, folios usados, hueveras de cartón, libretas, periódicos, revistas, sobres…
  • Verde: vidrio. Botellas de vidrio de cualquier color, frascos de conservas, tarros de alimentos, recipientes de vidrio o frascos de vidrio como los de las colonias o los productos de cosmética.
  • Amarillo: plásticos y envases metálicos. Envases comercializados en el mercado nacional y que aparecen identificados por el conocido símbolo del punto verde. Además de latas de conservas, botes de refresco o cerveza, el papel de aluminio, chapas, tapas, tapones de metal, bolsas y recipientes de aluminio para alimentos o botes de desodorante.
  • Marrón o naranja: residuos orgánicos. Los restos vegetales y animales, además de pañuelos de papel y servilletas usadas.
  • Gris o verde oscuro: deshechos en general. Todo lo que no sea reciclable: cerámica y loza, copas y vasos de cristal, cristales de ventana y espejos, compresas y tampones, pañales, papel higiénico, papeles sucios, restos de alimentos, papel plastificado, encerado, metalizado, fotografías.
  • Rojo: desechos peligrosos. Objetos de mayor contaminación ambiental como pilas, insecticidas, objetos tecnológicos, aerosoles, insecticidas, aceites, baterías, etc.

Tan importan es conocer que debemos depositar en cada contenedor como aquello que nunca debe depositarse por muy lógico que nos parezca. Muchos ayuntamientos, ofrecen información sobre estos temas y podemos encontrar numerosas infografías online con información precisa.

Reducir, reutilizar y reciclar son las 3R claves para un consumo sostenible y responsable en nuestro hogar. ¿Hasta qué punto las aplicas?


Categorías

Hogar

Maria Vazquez

Treintañera y con unos estudios dedicados al mundo de la ingeniería, son muchas las pasiones que ocupan mi tiempo. Tuve oportunidad de realizar... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Guillermo dijo

    A mi parecer creo que le falta una R: consume productos biodegradables y ecológicos como estos 😉 http://www.deyute.com/es/productos-deyute/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *