Lápices iluminadores: otras formas de aplicación

O los amas o los odias. Los lápices iluminadores son ese producto de maquillaje que nos encanta a priori pero que, muchas veces, queda relegado a lo más profundo de nuestro neceser por que no encontramos su uso adecuado.

Generalmente, los iluminadores se utilizan para dar luz a la parte alta de las mejillas, pero si no elegimos bien el tono y la intensidad los resultados no son los esperados. No hay problema. Hay otras opciones de aplicación y todas ellas siguen una máxima: menos es más.

Podemos utilizar el iluminador a pequeños toques por todo el rostro y sobre él aplicar la base de maquillaje con una brocha. La piel quedará sutilmente iluminada, pero sin estridencias.

Otra forma de utilización del iluminador es aplicarlo en el ángulo interior del ojo en maquillajes un poco sofisticados. Nos aportará mucha luz a la mirada. En la misma línea de looks trabajados, podemos aplicar una pequeña cantidad bajo la ceja, dejar secar y aplicar la sombra de ojos.

Para iluminadores demasiado intensos, un truco para reciclarlos es aplicarlo en las mejillas antes del colorete, dejar secar en su totalidad, y después aplicar colorete en polvo por encima, ¡y buen aspecto al instante!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *