La vitamina E cuida tu piel

La vitamina E evita que las células se deterioren. Con el paso del tiempo la regeneración va perdiendo eficacia, por ello viene el envejecimiento. La vitamina E, antioxidante por excelencia que protege y previene los daños a células y tejidos, contrarresta con eficacia el envejecimiento y mejora la circulación sanguínea, un factor determinante para la salud de la piel y organismo en general.

Se cree que con solo limpiar e hidratar la piel y comer a las horas establecidas es suficiente. Sin embargo, la belleza, juventud y salud de la piel, dependen de una alimentación sana, rica en nutrimentos antioxidantes que protejan de los nocivos efectos de los radicales libres (la contaminación, el tabaco, etc), sustancias químicas reactivas que tienen una gran capacidad de oxidación, activan el proceso del envejecimiento, y causan enfermedades como el cáncer y síndrome de Alzheimer, entre otras.

Hoy en día se conocen los efectos neutralizadores que ejercen los antioxidantes sobre los radicales libres para mantener saludable al organismo por más tiempo. Tal es el caso de la vitamina E. Esta vitamina también conocida como alfa-tocoferol, es parte del grupo de las vitaminas liposolubles, es decir, que son solubles en grasas, y representa un componente clave en la estructura de las células del cuerpo, previniendo la degeneración celular.

La vitamina E se encuentra en alimentos grasos, principalmente los que contienen grasas insaturadas. El aceite de oliva virgen es una fuente muy importante de esta vitamina. En cambio los aceites de semillas y los refinados la contienen en menor cantidad. También se encuentra en altas dosis en aceitunas, cereales integrales, espinacas, huevos, espárragos y frutos secos. De entre todos ellos, destacan las nueces, por ser las que más cantidad de vitamina E poseen.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *