La vitamina D, cómo nos afecta y cómo mantenerla en buenos niveles

La vitamina D se está convirtiendo en un suplemento para muchas personas. Tenemos una carencia de esta vitamina al hacer mucha vida dentro de edificios y cuando nos exponemos al sol nos protegemos excesivamente y de diferentes maneras (bloqueadores, ropa, etc.)

Esto no solo no nos evita la aparición de enfermedades, sino que la carencia de Vitamina D está muy relacionada con una gran cantidad de enfermedades incluido el cáncer de piel. La Vitamina D es una vitamina protectora y si reducimos sus niveles nuestro organismo se encuentra más expuesto. Cualquier falta de vitaminas puede ser peligrosa, pero en concreto la D es de las que más peligros puede tener. Es por ello que los médicos no dejan de suplementarla ante la ola de carencia que hay en la actualidad.

¿Para qué sirve la vitamina D?

La carencia de vitamina D está asociada a una gran cantidad de enfermedades que nos acompañan en la actualidad y está asociada al cáncer de piel. Puede parecer contrario pensar que ahora que nos protegemos más del sol, sea más frecuente el cáncer de piel.

El melanoma o el cáncer de piel, no ha disminuido conforme la protección solar sino al revés, son numerosos los estudios en torno al tema. Estos estudios aseguran que tomar el sol es demasiado necesario como para bloquearlo.

Es cierto que, con la contaminación, en la actualidad el sol llega de una manera mucho más directa a nosotros. Pero ello no significa que debamos ocultarnos de el. También debemos tener en cuenta que una gran cantidad de bloqueadores solares tienen componentes tóxicos que deberían evitarse. Algunos de ellos relacionados con el cáncer. Podemos optar por bloqueadores naturales que cuentan con oxido de zinc.

Nuestro sistema inmune se resiente cuando tenemos carencia de vitamina D, además está detrás de diferentes enfermedades neurológicas.

¿Cuánto es el nivel de Vitamina D necesario?

Lo ideal es entre 60 y 80. Si nuestros niveles están por debajo de 50 debemos subirla para evitar llegar a tener una deficiencia y que pueda derivar en otros problemas.

Saber cómo está nuestros niveles de vitamina D es tan sencillo como hacerse un análisis de sangre regularmente, así además, nos aseguraremos que los niveles de otras vitaminas están también en su rango ideal y sino actuar al respecto.

¿Qué hacer para subir nuestros niveles de vitamina D?

La vitamina D no es necesario suplementarla, es tan sencillo como exponerse al sol. Si tenemos la vitamina D muy baja y debemos subirla de manera rápida sí que podemos ayudarnos de un suplemento que debemos acompañar siempre de vitamina K2. Toma Vitamina D3 con K2, nunca sola y en cantidad exacta y hasta que nuestra vitamina D suba, en ese momento lo ideal es dejar de tomar el suplemento y mantener la vitamina D solamente a través de tomar el sol y de una buena alimentación.

Si tomamos la vitamina D sin la K2 vamos a evitar que el calcio se nos quede en los huesos y por tanto podemos tener una deficiencia de calcio. Por tanto, siempre Vitamina D3 con K2.

Nunca debemos subir nuestros niveles de vitamina D por encima de 100, ya que por encima puede llegar a ser tóxica. Es por esto que se vuelve importante no suplementar o suplementar lo justo para subir nuestros niveles si la carencia es muy aguda.

Toma el sol

Cabello al sol

 

La cantidad de sol que debemos o podemos tomar depende de nuestro tipo de piel, de la zona en que vivimos y de la hora en la que nos expongamos al sol. 

Cada país tiene una época o meses en concreto en que el ángulo del sol es el adecuado para producir la vitamina D necesaria. En España por ejemplo, si decidimos tomar el sol en diciembre porque sale un día soleado, ese sol producirá muy poca vitamina D. Aún así, es bueno y necesario para nuestra salud tomar el sol todo el año, ya que ayuda por ejemplo con la regulación de nuestros ritmos circadianos.

Quizá pueda interesarte: Ritmos circadianos ¿Qué son y como aplicarlos a nuestros días?

¿Cómo tomar el sol?

Una piel muy clarita, que suele quemarse de manera rápida, va a poder exponerse al sol muy poco tiempo, pero es el suficiente para que produzca la vitamina D necesaria. Por otro lado una piel muy oscura, puede llegar a necesitar una exposición de hasta 2 horas para obtener la vitamina D que su organismo necesita. Por tanto un paso muy importante es saber cómo afecta el sol a tu piel y así poder hacer una estimación de cuanto tiempo puedes y necesitas tomar el sol para obtener y mantener tus niveles de vitamina D regulados.

Las horas en qué mejor se absorbe la vitamina D es en las que el sol se encuentra más perpendicular. Por tanto, para obtener esta vitamina del sol debemos exponernos en estas horas, durante el rato que nuestra piel nos lo permita y sin ningún tipo de protección, o como mucho protegernos solo la cara.

Una vez hemos estado tomando el sol el rato recomendando en concreto para nosotros ya sí podemos protegernos el resto del día. Esto suponer vestirse, pornerse a la sombra o protegerse con bloqueadores solares, preferiblemente no tóxicos ya que dañan tanto nuestro organismo como el medio que nos rodea.

Por tanto, del sol no hay que protegerse, de las quemaduras solares sí.

Cuida tu alimentación

Dieta disociada

En aquellas épocas del año en que recibimos mucha vitamina D del sol, debemos ayudarnos con la alimentación para mantener los niveles adecuados de esta vitamina. Eso sí, mantener que no subir los niveles. Para subirlos es necesaria la acción del sol.

Para ello puedes consumir los siguientes alimentos:

  • Pescados grasos como el salmón.
  • Higaditos de bacalao.
  • Sardinas.
  • Huevos, en especial la yema.
  • Mantequilla no pasteurizada.

En general manteniendo una buena alimentación, moviéndonos y tomando el sol un rato cada día, vamos a sentir una evolución importante en el bienestar de nuestro organismo. Ello nos va a beneficiar de múltiples formas.

Quizá pueda interesarte:

Conoce las necesidades nutritivas de las mujeres


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.