La relación entre nuestra salud intestinal y el alzhéimer

No es la primera vez que remarcamos la importancia de nuestra salud intestinal, del gran papel que tiene nuestra microbiota en la salud general de nuestro organismo. Hoy vamos a ir un poco más allá, y a hablar de la relación que tiene la salud de la microbiota y la salud mental, en concreto el alzhéimer. 

Es sabido que personas que sufren de algún trastorno intestinal, como  por ejemplo estreñimiento, suelen sentirse irritados, de mal humor, etc.. por lo que ya vemos que afecta a nuestro estado mental. Tener un intestino saludable es clave para tener una buena salud física y mental, lo que nos proporciona un estado de bienestar palpable.

Salud intestinal y alzhéimer, ¿Cómo se relacionan?

Aunque existen ciertas terapias que pueden mejorar el estado del alzhéimer, es una enfermedad que carece de cura. Ahora bien, estudios recienten arrojan cierta luz esperanzadora relacionadas con la prevención de la enfermedad más que con la cura. Estos estudios hablan del papel fundamental de la microbiota.

Un porcentaje elevado de casos de demencia derivan del alzhéimer y cada vez son más los casos de personas que padecen esta enfermedad. Pero… ¿Qué relación tiene con nuestra microbiota?

Hay una investigación que relaciona la disbiosis, con el comienzo del alzhéimer y su evolución. La disbiosis es una alteración en el equilibrio de nuestra microbiota.

¿Para qué sirve la microbiota?

La microbiota es un conjunto de microorganismos que conviven en nuestro intestino. Está formada por billones de microorganismos de unas mil especies diferentes que deben convivir en equilibrio para que nuestra salud sea óptima. Estos microorganismos desempeñan funciones muy importantes para el cuerpo humano como son:

  • Funciones metabólicas: tienen un papel esencial en la digestión y absorción de los nutrientes que ingerimos a través de la comida.
  • Defensa contra agentes patógenos como microbios y toxinas. Nuestro sistema inmunitario depende en un porcentaje muy elevado de la salud de nuestro intestino. 

Los estudios realizados en torno a la relación de la microbiota y el alzhéimer, concluyeron que la composición de dicha microbiota varía en función de la edad.

Dicha investigación, realizada en ratones, observaba que aquellos que sufrían de alzhéimer presentaban disbiosis. En concreto tenían bajos los niveles de butirato, una ácido graso de cadena corta que es esencial debido a su función probiótica y antiinflamatoria de las neuronas.

Estos ratones también presentaban depósitos amiloides que podrían estar relacionados con la falta de butirato y contribuir a la evolución del alzhéimer.

A raíz de estos estudios, se realizaron ensayos clínicos que demostraban ciertas mejorías en enfermos de alzhéimer tratados con probióticos. Aunque los resultado son ligeros, sin duda cualquier avance es significativo.

La parte interesante de todo este estudio también radica en hallar nuevas formas de prevenir la enfermedad o retrasar su inicio.

Toda esta investigación es muy reciente pero no deja de reseñar la importancia de la salud intestinal y como cuidarla es una buena manera de prevenir enfermedades tanto físicas como mentales. De manera que ¿por qué no mejorar nuestra salud intestinal y la de la microbiota?

¿Cómo mejorar la salud de nuestro aparato digestivo y en concreto de nuestro intestino?

 

Hay algunos cambios en nuestras rutinas del día a día  y en nuestra alimentación que podemos realizar para conseguir una buena salud intestinal.

Cuidar nuestra alimentación

No se trata de añadir alimentos que nos vayan a beneficiar, que también, sino de quitar de nuestra alimentación aquellos productos que afectan de manera negativa a nuestro intestino. Si hacemos lo primero exclusivamente no vamos a conseguir resultados, si hacemos lo segundo si conseguiremos ver cambios, que aumentarán si añadimos ciertos alimentos beneficiosos.

Evitar el consumo de aquello alimentos inflamatorios como aquellos procesados, alimentos que contienen gluten, alimentos que se transforman en glucosa en nuestro organismo (azúcares, carbohidratos..), comestibles con aditivos, colorantes y otros ingredientes dañinos. El organismo no está preparado para sacar nutrientes de todos los alimentos y algunos como los ricos en fibra llegan directamente a nuestro intestino y allí fermenta e inflama, esto afecta a nuestro intestino y lo perjiudica. Del mismo modo, el organismo del ser humano no es capaz de procesar el gluten, aunque a algunos les afecte mucho más que a otros. El exceso de glucosa que se consume en la actualidad está afectando también negativamente a nuestro organismo, por ello hay que reducirlo lo máximo posible para evitar la resistencia a la insulina.

Quizá pueda interesarte: Edulcorantes artificiales, edulcorantes naturales y sustitutos del azúcar en general ¿Qué tomar?

Incorporar en nuestra dieta:

Hay que promover aquellos alimentos que alimentan nuestra microbiota y alimentos de donde podemos extraer el máximo de nutrientes para nuestro organismo. Tomar probióticos y prebióticos como el almidón resistente.

Debemos vigilar los niveles de nuestra vitamina D ya que esta vitamina ayuda a mantener en buen estado las paredes de nuestro intestino. La vitamina D, cómo nos afecta y cómo mantenerla en buenos niveles

También podemos incorporar en nuestro día a día el colágeno. Tomar colágeno hidrólizado tiene numerosos beneficios para nuestro organismo.

Para profundizar un poco más en todo lo anterior, te recomendamos echar un vistazo a los siguientes artículos:

Otros factores que afectan a nuestra salud intestinal:

  • Debemos tratar de reducir nuestros niveles de estrés. El estrés afecta directamente a nuestro aparato digestivo provocando no solo que nos sintamos incómodos sino llegar a dañar de manera evidente nuestra salud intestinal.
  • Hay que procurar moverse todos los días: camina, baila, haz yoga, lo que prefieras pero muévete. El movimiento es fundamental en la salud de todo animal. Aún más en los seres humanos, cuyo ritmo de vida muchas veces es sedentario debido al trabajo.

Quizá pueda interesarte:


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.