La regresión del sueño de los 4 meses

Es posible que si tu bebé tiene tres meses y has trabajado la rutina del sueño piensas que está todo conseguido si está durmiendo bien. Pero los cuatro meses existe una regresión de sueño y todo puede cambiar. Pero no te preocupes porque si sabes de qué se trata podrás manejar la situación bien.

Si has sobrevivido a los tres primeros meses de la vida de tu bebe y ya sabes cuándo y cómo tienes que alimentarle, es posible que haya empezado a dormir en períodos más largos durante la noche. Pero de repente a las cuatro o incluso a los cinco meses, el patrón del sueño de tu bebé empezará a cambiar. Es posible que nadie te haya advertido sobre esto.

Esto es algo habitual y tiene que ocurrir. Para algunos bebés es una etapa muy breve Y los padres apenas se dan cuenta, pero para otros bebés es una fase muy difícil que está marcada por el llanto constante, por despertares nocturnos frecuentes, e incluso, por siestas interrumpidas o mucho más cortas.

¿Por qué sucede?

La regresión del sueño los cuatro meses del bebé marca un cambio permanente en sus hábitos del sueño. En realidad no debería llamarse regresión ya que es como una progresión en su desarrollo. Pero lo que ocurre es que sus patrones del sueño se alteran. Esto se debe a que el cerebro del bebé está empezando a madurar y comienza a dormir un poco como los adultos Y pasar más tiempo en un estado de sueño profundo y tranquilo.

Los adultos entramos en la fase de sueño conocía como fase REM, que es la fase más profunda del sueño. Los bebés tienen ciclos de sueño más cortos que los adultos, son ciclos de alrededor de 45 a 60 minutos, lo que significa que debe se mueve o se despierta después de 45 minutos de haber dormido durante la noche o las siestas.

Factores unidos a la regresión del sueño

Necesitan patrones para dormirse

El comienzo de la noche cuando debe tiene sueño más profundo, después pasará a un sueño ligero, y por último a otro profundo. Si a un bebé se le ayuda a dormir meciéndole, dándole de comer o con otros métodos, cuando se despierte a mitad de la noche necesitará el mismo patrón para poder volver a dormirse.

Sueño ligero

Además los bebés tienen un sueño más ligero entre las 4 y las 6 de la mañana, por lo que es posible que se despierte temprano y que no quiera volver a dormirse. Esto puede hacer que ambos tengáis que pasar por un sueño interrumpido a altas horas de la madrugada.

Se mueve más

En edades de 4 a 6 meses los bebés tienen mayor movilidad y empiezan a tener trastornos del sueño a causa de este movimiento. Es posible que esté aprendiendo a ponerse de rodillas o de pie en la cama y quiera practicar estos movimientos para perfeccionarlos.

Tiene hambre o está muy agotado

Si está pasando por una crisis de crecimiento es posible que se enfade a menudo y que quiera comer más asiduamente. También aumentará de peso en 48 horas. Esto también puede interrumpir los patrones del sueño ya que se sentirá con más hambre, con más sed y más nervioso de lo habitual.

El cansancio excesivo puede ser causado por una sobreestimulación para mantener al bebé despierto entre siestas y esto puede empeorar las regresiones del sueño. Si un bebé entra en estado de agotamiento es más difícil que se duerma y que se mantenga dormido. Esto ocurre porque el cuerpo produce cortisol y adrenalina para mantenerse activo y alerta cuando aparece demasiada fatiga. Esto puede causar un círculo vicioso y que el bebé se encuentre demasiado cansado para dormir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *