La paciencia como clave para tratar a niños con gripe

Los niños cuando están enfermos, aunque sea un leve resfriado o una fuerte gripe, necesitan el amor de sus padres, un amor incondicional… y también mucha paciencia. Porque un niño enfermo tendrá mocos, estornudos, toses agudas y probablemente, también fiebre alta.  Un niño enfermo puede causar estragos en una pequeña familia.

Para evitar que todos nos volvamos un poco locos (o más enfadados con el mundo de lo que ya estamos), no te pierdas esta lista divertida de formas de sobrevivir a la gripe que parece una epidemia interminable en el hogar.

El jarabe y un poco de dulce

A los niños no les gustan las medicinas ni los jarabes. Prueba a darle un poco de jarabe a un niño pequeño y te darás cuenta cómo el jarabe acaba en todas partes menos por donde tiene que acabar. Por eso, prueba a darles justo después de darles el jarabe un poco de miel o azúcar o incluso una golosina, y se lo tomarán con más ganas.

Flexibilidad en las rutinas

A los niños les encantan las rutinas y para ti también es genial porque te aportará comodidad y sabrás qué hacer en todo momento. Aunque cuando están malitos la rutina te la puedes saltar un poco, ellos estarán contentos y tú no tendrás que luchar más de la cuenta.

Le puedes hacer cosquillas antes de dormir para tranquilizarte, darle algún postre que le guste mucho… hacer cosas que les ayude a sentirse un poco mejor aunque no estén dentro de vuestras rutinas habituales.

Saber cuándo se va al médico

Ir al médico puede ser algo traumático para los niños, por eso, para ayudarles a tener una perspectiva más optimista sobre las situaciones puedes prepararles a través del juego de roles. El juego de rol les ayudará a prepararse mentalmente y que después sepan qué deben esperar en cada momento. Esto les ayudará a sentirse seguros en la visita del médico, porque sabrán qué esperar a cada momento.

Un poco de paciencia

Cuando tu hijo se despierte a mitad de noche para vomitar, vomita en toda la cama, te llama hasta 10 veces a mitad de noche porque quiere agua, tiene frío, no se encuentra bien, tose y despierta a toda la familia entonces deberás armarte de paciencia porque tu hijo no tiene culpa de estar malito, simplemente te necesita a su lado para sentirse bien… Y prefiere amor a ira, ¡como todo el mundo!

Debes soportar esto, tu hijo necesita que lo soportes. Cuenta hasta 10; ve a tu lugar feliz, lo que sea que necesites para mantenerte bien, porque un toque tranquilo y una palabra amable a menudo son más reconfortantes de lo que pensamos. Nunca es fácil cuando nuestros pequeños están enfermos, pero afortunadamente la mayoría de los virus salen de sus pequeños cuerpos en dos o tres días. Y si todo lo demás falla, el doctor siempre pueden recetarte algunos antibióticos de fuerza nuclear para destruir todo lo que quede… y un poco de tila para ti.


Categorías

Belleza

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.