La necesidad de controlar a la pareja

control

El ejercer un control excesivo hacia la pareja es algo que convierte a la relación en tóxica, dando lugar a un gran deterioro de la misma. A pesar de ello, son muchas las personas las que a día de hoy controlan hasta la extenuación a la pareja. El control no nace con el fin de hacer daño a la persona amada sino que debe a las inseguridades personales que sufre la persona controladora.

Para evitar dicho control es importante dar con los motivos de tal actitud y tratarlos de una manera eficaz y adecuada. En el siguiente artículo te hablamos de las causas o los motivos por los que se produce dicha necesidad de controlar a la pareja y qué hacer para remediar tal situación.

La necesidad de controlar a la pareja

Son varias las causas o los motivos que pueden llevar a una persona a controlar a su pareja:

  • La principal causa de dicho control se debe a un problema grave de inseguridad y de autoestima. Las personas controladoras son bastante débiles en lo que se refiere a su autoestima y carecen de una gran confianza en su persona. Dicha inseguridad se traduce en un poder controlador sobre la pareja que provoca un gran daño a la relación.
  • Puede ocurrir que la necesidad de controlar a la pareja se deba a cierta desconfianza que se tiene sobre la misma. Es bastante normal que a raíz de uno o varios episodios de infidelidad, una de las partes de la relación tenga la necesidad de controlar a su pareja. 
  • La persona que ejerce tal control sobre la pareja puede pensar que tal conducta controladora es la mejor posible a la hora de evitar ciertos problemas y conseguir cierta seguridad en la relación. Sin embargo esta clase de pensamientos tan controladores van a terminar por desgastar el buen devenir de la pareja y poner en serio peligro el vínculo creado entre ambas personas.

control

Cómo evitar el control sobre la pareja

El control sobre la pareja se ejerce de diferentes maneras y modos: violando el espacio personal e íntimo de la otra persona, manipulando a nivel emocional o reprochando todas sus acciones. Ninguna persona debe tolerar que su pareja le controle continuamente y si ello ocurre es importante buscar soluciones que pongan fin a tal control. Una de las soluciones consiste en acudir a un buen profesional que sepa poner fin a tal problema.

Una de las terapias más eficaces a la hora de tratar el poder controlar dentro de la pareja es la cognitivo-conductual. A través de esta terapia, la persona controladora consigue tratar sus celos patológicos y su falta de confianza en la pareja.

En definitiva, la inseguridad, la baja autoestima y la falta de confianza en la pareja van a desgastar de una manera peligrosa la relación establecida entre dos personas. Si no se llega a tratar la actitud controladora, la cosa puede ir a peor y poner en serio riesgo la relación. Ante ello solo queda solucionar el problema poniéndose en manos de un profesional o poner fin al vínculo amoroso entre las dos personas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.