La mejor recompensa al final del día: el amor de tus hijos

Educar no es fácil pero las recompensas al finalizar el día hacen que merezcan la pena todos los malabares que tienes que hacer diariamente. Es posible que ya no vayas al baño solo/a nunca. Tienes que trabajar a tiempo completo fuera y dentro de casa. Eres de multifunción sin apenas darte cuenta: enfermera, taxista, madre, esposa, limpiadora, cocinera, policía, árbitro, lectora de cuentos, cambiadora de pañales, modista, cantante, bailarina, corredor de fondo…

Es cansado y hay batallas cada día…

No tienes mucho tiempo para nada y las cosas más cotidianas las tienes que ir dejando pasar por falta de tiempo. Los hijos te absorben. Sabes que debes tener un buen sentido de la responsabilidad pero no es fácil arreglárselas con tantas cosas por hacer cada día. ¿Cuántas tazas de café te habrás tomado esta semana?

Ser padre es cansado, hay batallas cada día. A veces se olvida de disfrutar y llegar a tiempo sin peleas ni gritos es toda una odisea. Pero en realidad solo tienes que fijarte un poco más para darte cuenta de cómo tus hijos te enseñan cómo los momentos realmente sí importan, como es mejor vivir el presente y dejar lo demás a un lado.

La vida es corta y merece la pena vivirla disfrutándola. Hay personas que se mueren de forma súbita y dejan a sus hijos en este mundo, o hijos que se van antes que los padres… por la mañana se levanta una familia y por la noche la familia está devastada. Esfumándose así los momentos que se podrían haber vivido. Esto no es justo, pero es imprevisible y es necesario disfrutar de la recompensa que tienes hoy cada día: el amor incondicional de tus hijos.

Disfruta de la maravilla de la vida y del amor

Sí, puede que sientas estrés pero la vida es demasiado maravillosa como para quejarte de ella, o de tus hijos. Tus hijos te iluminan tu camino de la vida, ellos son tu razón de ser, ellos te dan la fuerza que necesitas para seguir hacia delante para luchar con las garras más poderosas del mundo. Ellos son tu león interior.

Es cierto que tienes que hacer malabares cada día para llegar a todo, pero disfruta del proceso en lugar de pensar en lo cansada que estás cada día. Tus hijos verán en ti una persona resiliente y luchadora, además de divertida que sabe pasárselo bien y afrontar las adversidades, aprendiendo de los errores y siendo una mejor versión de uno mismo cada día.

El amor incondicional que sientes por tus hijos te debe definir, disfruta de cada segundo con tus hijos, de ser madre, de aprender de los errores, de entender que no siempre todo es fácil pero que superar obstáculos te hace una leona con mucha más fuerza y poder. Eres la jefa de la manada, permite que la vida te tema porque tú puedes con ella. Y tus hijos saben que tu fuerza es su mejor aprendizaje… ¡Disfruta del amor de tus hijos cada día y de poder vivir el presente con el aquí y el ahora!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.