La ira del conductor: ¿Qué es y cómo controlarla?

Causas de la ira del conductor

Ya como su nombre indica, estamos hablando de un momento de gran importancia y de estrés máximo que se suele presentar al volante. La verdad es que realmente es más importante de lo que se pueda pensar porque la ira del conductor nos llevará a un grado de enfado, que nos puede causar más problemas de lo que creemos.

Aunque es cierto que conducir es una de las actividades habituales que llevamos a cabo, no siempre resulta tan placentera como nos podamos imaginar. Porque el estrés se puede acumular rápidamente en nuestro cuerpo y dar lugar a sentimientos y reacciones muy adversas. ¡Descubre todo lo que necesitas!

Qué es la ira del conductor

Es ese momento, o momentos, en los que la tensión se apodera de nuestro cuerpo así como el enfado y el estrés. Aunque no todos lo demuestran por igual, sí es cierto que a muchas personas le sucede cada vez que se suben al coche. Esto es porque son menos tolerantes con lo que hacen los demás conductores, porque cuentan con un estrés acumulativo. Cuando nos sentimos frustrados porque queremos conseguir algo pero no podemos, sale nuestra peor parte, pues eso mismo es lo que también puede pasar al volante. A nadie le gusta que un coche se le cruce en una rotonda cuando tú vas por el carril correcto o cuando tenemos que pasarnos un buen trozo en atasco.

Ira del conductor

Entonces, ¿Qué solemos hacer? Pues todo lo contrario a lo que debemos porque se nos da por tocar el claxon además de insultar a viva voz pero también gesticulando como si no hubiera un mañana. En ciertos casos, la ira todavía va a más y provocan al otro coche al acercarse más de la cuenta o invitarle a frenarse para discutir de un modo cara a cara.

Las causas de la ira al volante

Ya acabamos de mencionar algunos de los casos donde suele hacia hacia fuera. Pero es cierto que una de las causas vitales es que la persona ya tiende a una ira más acentuada y a contar con poca paciencia. Porque en ocasiones, la ira del conductor no destaca cuando haya algo muy importante en la carretera, sino por detalles que suelen ocurrir en numerosas ocasiones y que está a la orden del día. Incluso cuando un peatón cruza sin mirar, aunque sea por un paso de peatones. Es algo inevitable que suceda pero nuestro comportamiento también. ¿Por qué? Pues porque llevamos una vida realmente estresante y el mínimo detalle hace que ese estrés salte. De ahí que no sea de extrañar que la tolerancia sea muy baja para esa persona y dé lugar a comportamientos fuera de tono.

Además es que solemos interpretar todo un poco diferente a lo que sucede en realidad. Quizás porque vemos señales donde no las hay. Pero si nos hacemos esa idea, ya es complicado el que se nos saque de la cabeza. Por eso debemos intentar ser un poco precavidos y no pensar siempre que todos los conductores se ponen en nuestra contra para fastidiarnos el día, porque si lo pensamos fríamente sabemos que no es así.

Estrés al volante

Cómo debemos controlarnos

No es algo sencillo de hacer, aunque siempre sí de decir. Por eso, intentaremos evitar de nuevo que la ira del conductor salga por nuestros poros. ¿De qué modo? Pues intentando relajarnos en todo lo posible. Cuando te sientas al volante, intenta respirar y pensar siempre en positivo. Poner la música que te guste siempre es otro de los pasos más indicados. Debes tener en mente que no siempre vas a tener un camino de rosas, de manera literal. Pero que no por ello debes frustrarte. Porque lo importante es llegar al destino pero también disfrutando del camino. No veas cosas donde nos las hay y por eso, es mejor no interpretar y siempre seguir nuestro viaje con la cabeza bien alta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.