La importancia del perdón

cómo perdonar

Hemos escuchado en muchas ocasiones lo importante que es aprender a perdonar. Son muchas las personas a las que les cuesta perdonar porque piensan que la otra persona no se lo merece y que le estarán dejando ganar pero lo cierto es que si perdonamos estaremos ganando todos porque la paz mental que eso nos proporciona nos ayudará a seguir adelante y a mejorar como personas.

El crecimiento que nos proporciona aprender a perdonar es muy importante. Las personas que guardan rencor y que no saben perdonar suelen estar llenas de ira, frustración y odio, algo que jamás nos ayuda a avanzar como personas. Así que vamos a ver por qué el perdón es tan importante.

Qué significa perdonar

Perdonar en el día a día

Perdonar es asumir el daño que nos han hecho y no quedarnos en él, pensando en el rencor y la venganza. Quedarnos ahí, guardando ese daño e injusticia no nos deja avanzar, de ahí que perdonar sea el paso necesario para liberarnos de un peso que ya no es nuestro. Puede sonar difícil para aquellas personas que piensan que tienen que devolver el daño a quien ha sido injusto con ellos, pero lo cierto es que eso solo nos daña de vuelta a nosotros mismos. Llega un punto en el que debemos avanzar y para olvidar el daño lo único que podemos hacer es perdonar. Sabremos que hemos perdonado cuando no sintamos ira al recordar lo que pasó, cuando ya no nos afecte y nos siga haciendo daño.

Reconocer que las personas se equivocan

Este es un primer paso para llegar al perdón. Todos nos equivocamos y debemos ser conscientes de ello. Es algo muy importante porque puede que incluso nosotros le hayamos hecho daño a alguien en alguna ocasión porque nos hemos equivocado o porque en ese momento pensamos que teníamos razón. Así que sin duda es necesario darnos cuenta de que todos somos humanos y nos comportamos de manera diferente ante las situaciones. Es necesario pensar en que las cosas no siempre saldrán como queremos y que las personas pueden tener comportamientos que no esperamos o que nos perjudican.

Solo puedes controlar tu comportamiento

Este es otro punto del que debemos ser conscientes. Nosotros no podemos controlar lo que hacen los demás pero sí podemos controlar cómo nos sentimos con respecto a lo que hacen los demás. Esto es algo clave a la hora de controlar nuestros sentimientos y forma parte de la inteligencia emocional. Cuando alguien nos hace daño es habitual sentirse molesto, sentir dolor, ira o tristeza. Esto es totalmente normal, pero no debemos quedarnos en esa ira y ese dolor porque si lo hacemos finalmente nos sentiremos atrapados en ese sentimiento y el daño que la otra persona ha hecho ya no tendrá nada que ver con el dolor, sino que será algo nuestro, que nosotros generamos por no saber cómo gestionar ese sentimiento.

Practica la comprensión

Aprender a perdonar

En muchas ocasiones guardamos rencor a otra persona sin intentar entender el por qué de su comportamiento. Podemos practicar la comprensión y tratar de entender por qué nos han hecho daño. Puede que no lleguemos a entenderlo o justificarlo pero es un gran paso adelante intentar practicar la comprensión y también la humildad, ya que debemos saber que todos podemos equivocarnos y hacer mal las cosas.

Cómo perdonar

Perdonar a alguien no es fácil pero uno de los pasos es intentar hablar con esa persona para pasar página y hacerle saber que no estamos enfadados. A veces esto no es posible, por lo que al menos debemos decirnos a nosotros mismos o en algo que hemos perdonado a esa persona. Realizar algún acto que represente ese perdón puede ser algo bueno, porque es algo tangible, de forma que seamos conscientes de que es un momento en el que hemos avanzado.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.