La importancia del “amor consciente” en la pareja

amor consciente

Amor consciente. Puede que seas de esas personas que piensa que en esta vida, nuestro máximo objetivo es encontrar nuestra otra mitad, esa media naranja que nos complemente. Y es un error, es el clásico ejemplo del “amor inconsciente”, ése que se concibe a sí mismo como dependiente de la pareja para perfilar una persona “completa”.

El amor consciente, en cambio, es aquel que se entrega al otro sintiéndose maduro como persona, sintiéndose pleno y seguro de sí mismo para ofrecer felicidad y equilibrio a quien ama, porque a su vez, él o ella se siente bien consigo mismo. No hay dependencia mutua, son “dos naranjas enteras” que saben construir con respeto y cariño una vida en común. Hablemos hoy si te parece de este concepto que no es tan conocido: El amor consciente.

El amor consciente y la madurez emocional

bezzia dependencia emocional_830x400

Todas nosotras disponemos en nuestra mente ese ideal soñado del que, seguramente, sería nuestra pareja perfecta. Si bien somos conscientes de que en la vida real todas esas dimensiones rara vez se cumplen, hay muchas personas que aspiran realmente a encontrar esa persona “supuestamente perfecta”. Se marcan unos objetivos tan altos, que rara vez van a sentirse satisfechas con las relaciones que inician.

Este tipo de perfiles describen muy bien al “amor romántico”, nutrido casi siempre por la fantasía y por conceptos tan peligrosos como inconcebibles. Todo ello construye también a su vez el amor inconsciente. Ahora bien ¿quiere esto decir que no existe el romanticismo y la magia en el amor? ¿Que todo es falso?

Desde luego que no, pocos sentimientos son tan intensos y plenos como el amor, no obstante, hay que tener en cuenta una serie de factores que nos ayudarán a ser más cautas y a comprender un poco mejor las relaciones afectivas. Toma nota:

El “amor consciente” no teme a la soledad

El miedo a estar solos es una de esas dimensiones más peligrosas a la hora de construir una relación de pareja. Son muchas las personas que enlazan un noviazgo tras otro solo por evitar la soledad, por tener a alguien a su lado que llene sus vacíos emocionales y sus miedos.

Las personas capaces de iniciar relaciones de pareja más saludables y felices son aquellas que “están con quien de verdad desean, a quien de verdad aman”. Y no lo hacen por cubrir un vacío o un miedo, en absoluto. Son personalidades que pueden estar muy bien en soledad, que saben disfrutar de ella y que entienden su valor. No obstante, cuando conocen a alguien que de verdad merece la pena, no dudan un instante en compartir su vida con la persona elegida. Lo hacen con sinceridad y siendo conscientes de sus sentimientos.

El “amor consciente” no se obsesiona con buscar la persona perfecta

Lo sabemos, todas nosotras tenemos unas “aspiraciones” básicas de la que, sin lugar a dudas, sería la persona adecuada. Y eso es bueno, porque de algún modo, nos ayuda a saber lo que estamos dispuestas a permitir y lo que no, lo que merecemos y lo que, sin lugar a dudas, nos haría feliz.

Ahora bien, hay que ser objetivas y conscientes de que no hay nadie perfecto. Que todos tenemos defectos, manías y costumbres más o menos aceptables. Lo importante, antes de centrarnos en conseguir a “la persona ideal”, es ser en primer lugar nosotras mismas, la persona que de verdad queremos ser. 

Es decir, preocúpate primero en sentirte bien contigo misma, en fomentar tu autoestima, en sentirte feliz, plena y completa, alguien que disfruta de lo que es y lo que tiene. Alguien, en esencia, capaz de aportar felicidad y madurez a otros.

Sé la persona que quisieras tener a tu lado

¿Eres de las que necesita tener a alguien al lado para ser feliz? ¿No te sientes bien contigo misma? ¿Te sientes como una mitad perdida que necesita complementarse con alguien? Entonces siempre sentirás vacíos, y lo más probable, es que cada pareja que tengas, nunca sea capaz de hacerte verdaderamente feliz.

En ocasiones, echamos la culpa a los demás de nuestras desgracias, de que no nos comprenden o de que no entienden cuáles son nuestras necesidades, cuando en realidad, el problema pueda estar en nosotras mismas. Sin embargo, algo así es complicado de reconocer.

¿Cómo conseguirlo? ¿Cómo ser esa persona que nosotros mismos quisiéramos tener con nosotros?

  • Aprende primero a ser independiente, a tomar tus propias decisiones y disponer de una escala de valores acorde a tu personalidad.
  • Escucha tu voz, no dejes que los otros hablen por ti.
  • Nunca permitas que tu felicidad dependa de los demás. No es necesario tener pareja para ser feliz, lo más adecuado es que primero, apreciaras el valor de estar sola, de seguir tus propios pasos con seguridad y valentía. Descubre que tú también eres capaz de hacerte feliz a ti misma consiguiendo tus sueños, retándote, aprendiendo cada día, sintiéndote segura, triunfadora…
  • Una vez hayas descubierto todo lo que eres, lo que vales y lo bueno que tienes, serás esa persona que también a ti te gustaría tener contigo. Después de ello, no lo dudes, al final, ese compañero “ideal” se reflejará en ti y descubrirá lo que tú ya sabes: que eres alguien que merece ser feliz y que a su vez, sabe como hacer feliz a los demás.

manipulación emocional

No lo dudes, el amor llegará cuando tenga que hacerlo. Y es más, recuerda esto también :“el verdadero amor no viene de pronto hacia uno mismo, sino que más bien, parte de nuestro propio interior”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *