La histamina de los alimentos, ¿qué es?

El organismo puede acumular histamina en exceso, puede causar molestias digestivas, dolores de cabeza y otros desequilibrios. Si quieres limitar su consumo y eliminar el exceso, te contamos en qué consiste, qué síntomas puede provocarte y cómo lo puedes expulsar.

A la hora de comer, recibimos de los alimentos energía, bienestar y placer. Sin embargo, algunos de ellos pueden provocarnos un exceso de histamina en los tejidos.

La histamina se relaciona con la primavera y las alergias estacionales. En esta época del año es normal que nos preguntemos cómo están los niveles de polen y otras plantas que provocan hipersensibilidad a las gramíneas o ácaros.

La histamina es la sustancia que está detrás de muchos de los procesos de urticaria, goteo nasal, exceso de mucosidad o inflamación alérgica. 

Alergia al maquillaje

Exceso de histamina en nuestro organismo

La histamina cumple funciones básicas y no siempre es una sustancia dañina. Esta sustancia estimula la secreción de jugos digestivos, dilata los vasos sanguíneos, cuida de nuestro ciclo del sueño, el apetito y ayuda a tener mayor inmunidad. En este caso, sólo nos da problemas cuando tenemos un exceso o una intolerancia a la histamina.

Ciertos alimentos tienen histamina, se absorbe durante la digestión y suele eliminarse a través del intestino gracias a la diaminooxidasa digestiva, sin embargo, algunas personas no consiguen eliminar la cantidad suficiente y les produce los siguientes síntomas:

  • Dolor crónico.
  • Fibromialgia.
  • Migraña.
  • Dolores musculares.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea.
  • Dolor de estómago.
  • Flatulencias.
  • Colon irritable.
  • Sensación de hinchazón.
  • Náuseas.
  • Sensación de saciedad.
  • Piel atópica.
  • Psoriasis.
  • Urticaria.
  • Dermatitis.
  • Desajustes hormonales.
  • Dolor en los tejidos blandos.
  • Astenia.
  • Cansancio o fatiga injustificado.

Análisis de sangre

¿Cómo saber que tenemos histaminosis?

Si crees que puedes tener histaminosis, sigue leyendo estas líneas, te contamos cómo puedes diagnosticarla:

  • La primera forma es realizándose un análisis de sangre. Si los niveles de homositeína están elevados es que tienen histaminosis.
  • Saber si tenemos los niveles de la enzima Diamino Oxidasa (DAO). 
  • Si al leer todos los síntomas descritos anteriormente, cumples con varios, debes acudir a un profesional para que pueda realizar las pruebas pertinentes mediante un análisis de sangre.

Si tienes un déficit de la enzima DAO, que es la enzima encargada de eliminar la histamina, es muy probable que los niveles de histamina sean mayores en tu organismo. Esta carencia puede puede venir por la predisposición genética o por procesos inflamatorios.

Como decíamos, los síntomas por el exceso de histamina son muy variados, desde calambres, molestias digestivas, fatiga o secreción nasal. Cuando estas molestias aparecen inmediatamente después de la ingesta de alimentos, podremos sospechar directamente que se han producido por este exceso de histamina.

Lo ideal para saber si nos ocurre este «mal», puedes probar a no consumir ninguna fuente de histamina durante cuatro semanas y experimentas una desaparición de los síntomas que sufrías, posiblemente sea una intolerancia a la histamina.

Productos bio

Controla la histamina en tu organismo

A continuación, te contamos las 10 claves que debes seguir para controlar la histamina. Ten en cuenta estas pautas en la alimentación.

Qué puedes tomar

Lo ideal es consumir cereales, patatas, hortalizas, frutas, aceites vegetales, especias, plantas aromáticas, todos estos alimentos están casi libres de histaminas. Para tener una mejor idea, ten en cuenta que los alimentos frescos contienen menos histamina, por lo que evita los alimentos congelados, precocinados o industriales.

Alimentos precocinados

Presta atención a los alimentos y productos precocinados que encontramos en supermercados, estos son las principales fuentes de histamina. Estos alimentos sobrecargan nuestro organismo de gran cantidad de aditivos y nos hace sentirnos mal.

Nos referimos a los productos elaborados con carne, como embutidos, o las conservas de pescado o quesos curados y el vino tinto. Son algunos alimentos que deberíamos evitar.

Vegetales ricos en histamina

Gran cantidad de frutas y hortalizas frescas no aportan esa cantidad de histamina para provocarnos los molestos síntomas, sin embargo, algunas favorecen su producción. Por ejemplo, la fresa puede producirnos urticaria. Los fermentados, como el tempeh o el chucrut son ricos en histamina.

Alimentos ricos con aminas

Las personas a las que les afecta la histamina, si aumentan el consumo de ciertos alimentos ricos en aminas pueden ayudar a reducir la eliminación de histamina. Por ejemplo los cítricos, la ciruela, el plátano maduro, el chocolate.

Presta atención a las alergias y a algunos hábitos

La liberación de histamina forma parte de cualquier proceso alérgico. También nos ayuda a aumentar el desequilibrio entre las distintas poblaciones de bacterias intestinales o por el hábito de fumar.

Beber agua

Debes beber con frecuencia

Siempre se ha dicho que debemos beber como mínimo dos litros de agua al día, no sólo por hidratarnos, sino para que en procesos como la eliminación de la histamina sea mejor y más eficaz. La concentración de histamina en los tejidos aumenta cuando no estamos bien hidratados. Por ello, el beber agua nos ayudará a eliminarla. 

Lo ideal, tomar 8 vasos de agua al día o 2 litros de agua, a poder ser, mineral.

Nutrientes que te ayudan a controlar la histamina

La histamina se puede controlar con ciertos nutrientes, por esa razón, no dudes en priorizar estas vitaminas y minerales:

  • Vitamina C: ayuda a frenar la liberación de la histamina, favorece al efecto de la enzima que la elimina.
  • Vitamina B6, esta vitamina hace que la enzima sea efectiva. Se encuentra, por ejemplo, en alimentos como pimientos, patatas o pistachos.
  • Por último, la quercetina que está presente en las cebollas, ayudan a inhibir la liberación de histamina.

Alimentos frescos y no precocinados

Opta por alimentos frescos y recién cocinados, los productos precocinados aunque sean caseros producen mayor cantidad de histamina, y si somos intolerantes no nos ayudará a sentirnos mejor.

Una comida que se recaliente tiene más histamina que la primera vez que se preparó.

Evita estos aditivos

Los conservantes se añaden en la mayoría de los casos a productos que ya de por sí tienen gran cantidad de histamina. Otros aditivos, como los potenciadores de sabor como el E-620 o el E-625, el glutamato monosódico, deberían desaparecer si tienes intolerancia a la histamina.

No te excedas

Otra de las claves para no tener ese exceso de histamina, es evitar el exceso de ciertos alimentos o productos: bebidas alcohólicas, vinagre de vino, verduras o frutas en lata, como el chucrut, pepinillos, piña, espinacas o guisantes. Además, la repostería ligera que tiene levadura, también debería evitarse.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.