La diferencia entre timidez e introversión en los niños

Ser tímido e introvertido no es lo mismo, aunque puede parecer lo mismo. Un introvertido disfruta del tiempo solo y se agota emocionalmente después de pasar mucho tiempo con los demás. Una persona tímida no necesariamente quiere estar sola pero tiene miedo de interactuar con los demás.

Imagina en una escuela a dos niños: uno es introvertido y el otro es tímido. El maestro organizará una actividad para todos los niños de la clase. El niño introvertido quiere permanecer en su escritorio y leer un libro porque encuentra estresante estar con los demás niños. La niña tímida quiere unirse a los otros niños, pero permanece en su escritorio porque teme unirse a ellos.

Se puede ayudar a los niños a superar su timidez, pero la introversión es una parte tan importante de una persona como lo es el color del cabello o los ojos. En otras palabras, las personas pueden recibir terapia para la timidez, pero no para la introversión. No todos los introvertidos son tímidos. De hecho, algunos tienen excelentes habilidades sociales. Sin embargo, después de participar en actividades sociales, un introvertido será emocionalmente agotado y necesitará tiempo solo para ‘recargar’ sus baterías emocionales. Una persona introvertida escogerá las situaciones sociales en las que ‘gastar’ esta energía.

Si bien la terapia puede ayudar a la persona tímida, tratar de convertir a un introvertido en un extrovertido puede causar estrés y provocar problemas de autoestima. Los introvertidos pueden aprender estrategias de afrontamiento para ayudarlos a manejar situaciones sociales únicamente cuando les sea necesario (porque no todos carecen de habilidades sociales), pero siempre serán introvertidos. Si crees que tu hijo puede ser introvertido, no te preocupes, porque él se siente bien siendo así.

¿Se puede ayudar a un niño introvertido?

Claro: entendiendo su personalidad. Debes reconocer que la introversión no es un trastorno que requiera algún tipo de tratamiento. En ese sentido, tu hijo introvertido realmente no necesita ayuda. Sin embargo, para asegurarte de que tu hijo está feliz y saludable, hay algunas cosas que puedes hacer.

Primero acepta que es un rasgo de su personalidad y que es normal. Acepta que tu hijo no sea demasiado social o no tanto como tú te esperabas. No pasa nada que tu hogar no reciba muchas llamadas o que no invite cada semana a diferentes amigos a pasar el rato. Acepta que tu hijo disfruta de pasar tiempo en soledad o en familia. Acepta que tiene pocos amigos, pero te aseguramos, que esos amigos, serán de calidad.

Si puedes aceptar estos rasgos, será menos probable que obligues a tu hijo a participar en más actividades sociales de las que se sienta cómodo realmente. Tendrás que asegurarte del mismo modo de darle tiempo a tu hijo para relajarse después de haber estado en algunas actividades sociales. Si tu hijo ha estado en una fiesta, no te sorprenda que después quiera pasar tiempo a solas. Pasar de una actividad social a otra, incluso una cena familiar, puede ser un poco estresante para un niño y hacerla un poco irritable.

Criar a un niño introvertido puede ser difícil, especialmente para padres extrovertidos. Pero como todos los niños, lo que más necesitan es amor y comprensión.


Categorías

Consejos mamás, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.