Kokedama, una alternativa japonesa para decorar con plantas

Seguro que habéis visto en alguna editorial de decoración kokedamas y os han llamado la atención por la forma que tienen de sustituir el tradicional macetero por otro viviente en forma de bola recubierta de musgo. Una técnica novedosa entre nosotros pero que lleva utilizándose en Japón 500 años.

Kokedama (koke = musgo y dama = bola) es una antigua técnica japonesa para cultivar planta, en la que se utiliza como contenedor una bola compuesta tradicionalmente por musgo natural, turba y akadama. El resultado estético es sorprendente y muy diferente a lo que estamos acostumbrados tanto si se presentan colgados como apoyados sobre algún tipo de soporte, ¿no crees?

¿Cómo se hace una kokedama?

Pocos materiales son los imprescindibles para preparar una kokedama: akadama, turba, musgo, hilo de algodón y/o cuerda y por supuesto, una planta apropiada para este tipo de técnica. La akadama es el elemento principal, una arcilla 100% natural que en combinación con la turba ayuda a que la masa sea más plástica y retenga la forma, el agua y los nutrientes.

Una vez tengas todos los materiales, para hacer la kokadama solo tendrás que seguir estos sencillos pasos:

  1. Elimina parte de la tierra de la planta agitándola suavemente para que esta se desprenda de las raíces.
  2. Mezcla la akadama con la turba en proporción 1:3. Humedece la mezcla con agua y forma una bola de un tamaño apropiado al tamaño de la planta.
  3. Crea un pequeño hueco en la bola e introduce las raíces de la planta. Presiona ligeramente para compactar la bola, asegurándote que las raíces quedan bien escondidas. Puedes utilizar un plástico si te resulta mas sencillo.
  4. Coloca el musgo extendido sobre la mesa de trabajo con la tierra hacia arriba. Coloca la bola encima y cúbrela con el musgo. Puedes utilizar diferentes tipos de musgo, tanto naturales (mayor demanda de agua), como artificiales (ideales para determinadas plantas).
  5. Sujeta con el hilo de algodón el musgo, dándole vueltas a la bola y haciendo pequeños nudos de vez en cuando. También puedes utilizar cuerdas de colores que contrasten con el color del musgo si deseas un conjunto mas llamativo.

¿Qué plantas resultan mas apropiadas?

Utilizar plantas que tengan las mismas necesidades que el musgo es uno de los consejos mas repetidos entre quienes trabajan con esta técnica japonesa. Plantas que se adapten bien a condiciones de semisombra y requieran un nivel de humedad alto como el musgo natural nos facilitarán su cuidado a la larga.

Helechos, hiedras y plantas que viven bien en condiciones de semisombra son las que mejor se adaptarán. Pero también hay otras muchas plantas que quedarán realmente bonitas en una kokedama como: Ficus ginseng, Crotón, Echeveria, Asplenium, Chamaerops humilis, Pilea peperomioides, etc.

Todas ellas son plantas de crecimiento relativamente lento, otra condición importante en la creación de Kokedamas. Así, las raíces tardarán en salir al exterior y la estética de la planta se mantendrá por un mayor periodo de tiempo.

Mantenimiento de la kokedama

El mantenimiento de las kokedamas es relativamente sencillo; unicamente necesitan luz y humedad.  Deben regarse por inmersión, sumergiendo la bola en un cubo con agua y dejando que absorba durante unos minutos la cantidad que necesite. Después, lo ideal es dejarla escurrir sobre una rejilla antes de devolverla a su sitio.

Con cierta frecuencia, añadiremos al agua abono líquido para que a la planta no le falten nutrientes. Además, será necesario pulverizar la bola entre riegos para conservar el musgo en buen estado, especialmente durante el verano. La frecuencia con la que deban repetirse estos pasos dependerán siempre del tipo de planta  escogido.

Además, será necesario retirar las hojas secas, como hacemos con el resto de plantas cultivadas tanto en tierra como en maceta. De esta forma la planta no malgastará energía en tratar de mantener estas hojas.

Formas de presentar la kokedama

Como ya habéis tenido oportunidad de ver en las diferentes fotografías, existen dos formas de presentar los kokedamas. La forma mas llamativa de hacerlo es colgándolas del techo o de algún tipo de soporta en la pared. Un método que resulta muy práctico en espacios pequeños para no malgastar espacio útil y con el que se pueden crear impresionantes jardines verticales.

La segunda forma resulta mas tradicional, ya que se trata de colocar la kokedama sobre algún tipo de soporte con el fin de que no estropee ni ensucie los muebles. Lo ideal es utilizar un plato o cuenco artesanal que no cubra mas de la mitad de la bola de musgo.

¿Y tu? ¿Dónde y de qué forma pondrías una kokedama en casa?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.