Jabón de miel, propiedades y beneficios

Jabón de miel

La miel es un excelente alimento que tiene unas estupendas propiedades. Se utiliza en muchos productos de belleza por ser antibacteriana y antibiótica, pero también por su poder hidratante. En el mundo de los jabones podemos encontrarnos todo tipo de ingredientes, y la miel también es uno de ellos. Hoy os hablaremos del estupendo jabón de miel, pensado para todo tipo de pieles.

El jabón de miel cuida tu piel en profundidad y la ayuda a mejorar su aspecto y su salud. Tener una piel saludable y bella es posible si la cuidamos y usamos los productos adecuados. Este jabón es perfecto para todo tipo de pieles, por lo que todo el mundo puede usarlo. También es posible hacerlo en casa con ingredientes que se encuentran fácilmente.

Por qué usar jabones naturales

Jabón artesanal

Existen muchas razones por las cuales podemos elegir usar los jabones naturales. Una de ellas es que resultan mucho más ecológicos que los geles de ducha, que ofrecen más químicos y nocivos para las aguas. Se ha comprobado que los jabones artesanales y los champús sólidos elaborados con ingredientes naturales ayudan a cuidar el medio ambiente, porque todo lo que utilizamos va al agua.

Otra de las razones para usar jabones artesanales es que podemos encontrar una gran variedad con estupendas propiedades. En cada jabón se pueden usar diversos aceites esenciales e ingredientes para su elaboración, de forma que podamos elegir un jabón para cada tipo de piel o de problema. Hay jabones de aloe vera, de rosa de mosqueta, de coco, de argán, de aceite de oliva y mucho más.

Los jabones naturales se pueden hacer perfectamente en casa. Así podremos controlar los ingredientes utilizados y tendremos una interesante cantidad de jabones para poder utilizar. Su elaboración es bastante sencilla, por lo que cualquier persona puede hacerlos.

Cómo hacer un jabón de miel

Propiedades de la miel

Lo primero que debemos hacer a la hora de elaborar el jabón es reunir los ingredientes. Necesitamos 250 ml de agua desmineralizada, 300 ml de aceite de oliva, 200 ml de aceite de coco, 70 gramos de cera de abejas, unas cuatro cucharadas de miel natural (la que se compra en supermercados suele tener otros ingredientes por lo que hay que buscarla de calidad), 70 gramos de sosa cáustica y se puede utilizar esencia aromática de miel para aportar mayor olor. También necesitaremos moldes para hacer el jabón, guantes, mascarilla y gafas para protegernos al utilizar la sosa. Las recetas no son exactas. Cada persona utiliza diferentes cantidades de ingredientes, por lo que te recomendamos que pruebes tus mezclas, puedes añadir otro tipo de aceite o más miel en vez de cera de abejas.

A la hora de hacer el jabón tenemos que ponernos en un lugar bien ventilado. Se añade la sosa en el agua y se remueve sin salpicar. Cuando se haya mezclado se deja reposar para que enfríe. Derrites la cera de abejas en un cazo y añades los aceites removiendo y mezclando. En un recipiente único vertemos los aceites y utilizamos una batidora sin salpicar. Vamos vertiendo la sosa para que se mezcle bien. A continuación añadimos la miel natural y la esencia. Cuando se encuentre bien mezclado alisamos la superficie y dejamos enfriar. En 24 horas se puede desmoldar y después tendremos que dejar reposar el jabón cuatro semanas antes de utilizarlo.

Propiedades del jabón de miel

Este jabón tiene estupendas propiedades hidratantes para todas las pieles. Es recomendable incluso para las pieles con acné porque es antibacteriano y ayuda a curar las posibles infecciones que se producen cuando tenemos este problema. Es desinfectante y antibiótico, por lo que es un excelente jabón para la piel. Si tenemos problemas como los eccemas también nos puede ayudar, por lo que podremos utilizar el jabón en todo el cuerpo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.