Ideas para adquirir el sofá adecuado

Sofa de respaldo alto

Un sofá es una de las de las mayores inversiones de mobiliario que se llevan a cabo, y también una de las más permanentes. Incluso si buscamos uno como solución temporal que acabe degradado del salón a la habitación de invitados o al cuarto de juegos, antes de darnos cuenta habrán pasado diez años y aquella compra por impulso se habrá convertido en parte de nuestra vida; así que mejor pensar con sentido en las necesidades que debe cubrir.

Es fundamental comprar un sofá de la mejor calidad que uno pueda permitirse para amortizar su compra al máximo, y comprobar su solidez si tenemos opción de acudir a una tienda especializada en sofas baratos: Basta con izarlo por uno de sus laterales y agitarlo un poco; si se aprecia ligero y tambaleante, mejor descartarlo. Un buen tresillo ha de estar formado por una estructura de madera dura o contrachapada y un núcleo de espuma de poliuretano, a partir de ahí su nivel puede variar en función del revestimiento de los cojines, el diseño o la tapicería.

Sofa tapizado en verde

Una de las tendencias de color más relevantes para revestir el sofá esta temporada son los tonos verdosos, desde el oliva hasta el verde manzana y el pistacho, que invitan a crear un espacio cálido y relajado, armonizar fácilmente con el resto de los muebles y al mismo tiempo conectarnos con la naturaleza de un modo simbólico y espiritual.

Otro de los factores que destacan en los diseños actuales es el respaldo alto, tras varias décadas relegado a simple continuación del reposabrazos debido a los modelos italianos imperantes. Ahora recupera su protagonismo ganando en altura, prestancia y confort, ya sea en forma de almohadones rectangulares y mullidos, reposacabezas que van unidos a la parte superior del respaldo o una profusión de cojines y riñoneras exentos que hacen la función.

Sofa mullido de respaldo alto

Sofa con respaldo-muro

Incluso existen diseños que utilizan el respaldo como base a modo de muro en el que se sustentan y surgen el resto de los elementos: Asientos corridos de fondo amplio y otros accesorios como cajoneras, estantes y porta mandos como vemos en la imagen superior. Estos sistemas modulares y multifuncionales también son prácticos para separar ambientes, utilizando la trasera tapizada como biombo o soporte para un aparador, una librería o el mueble bar.

Los sofás con chaise longue siguen estando entre los favoritos pero no en pocas ocasiones descubrimos que quizá resultan demasiado aparatosos debido a su amplio tamaño. Antes de comprar estos modelos es fundamental tomar las medidas correctas; ayuda bastante demarcar el hueco con cinta de carrocero y dejarla durante unos días para apreciar “el bulto” de una manera realista. Si además podemos colocar cajas vacías o palés nos haremos una idea mucho más clara de lo que ocupa y de si el ambiente que lo rodea resulta bastante diáfano y no pierde demasiada luz.

Si a pesar de todo persisten ciertas dudas, siempre podemos optar por un sofá con puff a juego y a la misma altura, que funciona como chaise longue si se une al asiento o como mesa auxiliar para el salón si lo separamos. Es una alternativa polivalente y más reducida; los puffs suelen venir con ruedas integradas e invisibles para facilitar la labor.

Sofa chaise con pouf

Sofa con brazo estrecho

Quienes gusten de las siestas en el sofá o de ver la TV repantingado, deberían invertir en un sofá con reposabrazos estrechos, bajos o casi inexistentes para una mayor comodidad a la hora de tumbarse y colocar el cojín de apoyo. Y hablando de cojines, ¡nunca sobran!; cuantos más mejor, en diferentes tamaños, texturas, mezclando colores ácidos o en una variedad de estampados inagotable (aunque los motivos florales y los geométricos se llevan la palma).

Sofa mod. Sofo con cojines

Sofas pequeños llenos de cojines

Sofas esquineros de cocina

En las cocinas americanas que comparten estancia con el comedor o el salón también regresan los sofás rinconeros de esencia retro, poca profundidad y sin brazos, idóneos para mesas circulares o de formas orgánicas. En estos casos conviene elegir una tapicería sintética o de polipiel, en tonos neutros que no condicionen especialmente la decoración al tratarse de un espacio donde se puede cocinar, comer, trabajar, estudiar, coser, etc.

Un sofá adecuado ha de adaptarse a la distribución general y al enclave desde el que accede la luz, a la postura que solemos adoptar durante su uso, a las preferencias estéticas de la época en que se disfruta y a las prioridades personales de cada uno. No es un asunto baladí y acertar con la pieza clave nos hará la vida más llevadera.

Imágenes – House to home, Ire Möbel, Residence Style, Uuson


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *