¿Cuáles son los cuidados del hurón como mascota?

El hurón es un fantástico animal de compañía

Tener un hurón como mascota no es algo que se vea todos los días. Sin embargo, a veces las modas o el deseo de tener algo que otros no tienen puede ser erróneo y no medir las consecuencias que un animal exótico puede provocar.

Por eso, hoy vamos a hablarte de cómo es tener un hurón como mascota, si es adecuado en hogares con niños, y todo lo que debes plantearte antes de tomar la decisión definitiva. Recuerda que los animales también tienen sentimientos y no sirve que, al cabo del tiempo, te canses de ellos y los abandones.

¿Para quién es adecuado un hurón como mascota?

Los hurones disfrutan al aire libre

Un hurón es un animal exótico que, solo por la originalidad y novedad, puede llamarte mucho la atención. Pero al igual que ocurre con un perro o un gato necesitas pensar si realmente es la mascota que necesitas o quieres porque tiene una serie de necesidades que debes satisfacerle.

Si no puedes hacerlo, por mucha ilusión que tengas de tener un hurón como mascota, no es lo más adecuado, porque a la larga te cansarás de él y acabarás abandonándolo. Y además, es posible que el animal no viva bien en tu hogar.

Así, un hurón necesita cuidados (no muchos, pero sí algunos imprescindibles), así como visitas veterinarias, y, sobre todo, atenciones. ¿Estás trabajando fuera de casa todo el día y cuando llegas estás agotado? Entonces, ¿cómo vas a ocuparte de tu mascota? Ella querrá jugar y que lo mimes, no puede estar todo el día encerrado en su jaula, ni tampoco juega solo.

Además, hablamos de un animal que tiene mucha vitalidad. Es perfecto para un hogar, porque es muy sociable, inteligente y también cariñoso, pero hay que quemar esa energía que tiene para evitar comportamientos indeseables, no solo porque se vuelva destructivo, sino porque también puede morder.

El hurón como mascota con niños

Por todo lo que hemos dicho antes, si te planteas si es buena idea un hurón como mascota para los niños, o en hogares con niños, lo cierto es que la respuesta es ambigua. Al tener un animal travieso y revoltoso, si lo juntas con niños las energías de todos te pueden desbordar. Y es que los hurones se contagian de esa energía de los más pequeños, se volverá muy activo y sí, también más travieso. Será como si tuvieras otro niño más. Y claro, eso puede acabar agotándote, sobre todo si tus hijos tienden a hacer cosas que no deben (sacar al animal cuando no le toca, jugar con él cuando deben estar haciendo otras cosas…).

Sí, es una mascota exótica, curiosa, divertida, enérgica… Pero cuidado, pero también necesita de una rutina para que esa energía que tiene no se convierta en destructiva. Y si tienes niños en casa, también ellos deben aprender que haya que educarlo para que no rompa nada, ni se escape… Ni muerda.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de nada de un hurón como mascota?

El hurón es un animal precioso

Si crees que un hurón como mascota es lo que te hace falta, has de saber qué necesitas proporcionarle a este animal para que viva bien. Y aquí te vamos a hacer un resumen de lo más importante. Así que no dejes de echarle un vistazo.

Cuidados veterinarios del hurón

¿Creías que un hurón no necesita ir al veterinario? Pues no es así. De hecho, necesitas que este animal tenga un chip colocado, así como una cartilla de vacunación siempre al día.

Y hablando de vacunas, el hurón debe vacunarse por primera vez a los dos meses. Esa vacuna es tanto la de la rabia como la del moquillo, y hay que repetirlas de manera anual, aunque no salga de casa, para evitar problemas (más aún si tienes niños en casa).

Además, es necesario un chequeo cada 6 meses o anualmente para verificar que está bien, además de prevenir enfermedades habituales en él.

Enfermedades del hurón

Como ocurre con cualquier animal, el hurón también puede sufrir de diferentes enfermedades. Las más habituales, y a las que te enfrentas, son las siguientes:

  • Enfermedades parasitarias, como pueden ser parásitos internos o externos, sarna o el «gusano del corazón», una enfermedad que provocan algunos mosquitos y que puede afectar al corazón del animal ya que en él se alojan gusanos que van mermando su vida.
  • Enfermedades bacterianas, siendo las más habituales la de Lyme (por garrapatas) o la colitis (infección del colon).
  • Hongos, que provocarían enfermedades como la fiebre del valle, tiña… Estas son menos habituales si no sacas de casa a tu hurón.
  • Cáncer.
  • Enfermedades víricas, como gripes y resfriados, pero también la rabia o el moquillo (de ahí el vacunarlo anualmente).
  • Estrés.
  • Problemas cardíacos.
  • Problemas de bolas de pelo (como los gatos).

Necesidades del hurón como mascota

Para finalizar, aquí te dejamos las necesidades que el hurón va a tener en tu casa. Si puedes proporcionárselas, junto con las anteriores que te hemos comentado, entonces no deberías tener problema con ello.

  • Necesitas que salga de la jaula. Si bien algunos expertos opinan que, si le das una jaula bastante amplia no hay que sacarlo, lo cierto es que no es así. Necesita salir varias horas al día para ejercitarse. Y eso quiere decir que debes ubicarlo en un sitio cerrado. Imagina que lo sueltas por toda la casa. Eso quiere decir que irá a todos lados, se puede esconder en huecos, o peor aun, tener accidentes. Y con lo revoltoso que es no te extrañe.
  • Cuidado con otras mascotas. En el caso de los perros y los gatos no pasa nada, pero si tienes roedores o pájaros, los hurones son cazadores por naturaleza, y no entienden de «amigos» o «compañeros». Así que podrías tener un disgusto.
  • Malos olores. Sí, es algo que no te dicen en las tiendas de animales, ni los criadores, pero los hurones huelen. Mucho. Así que si no soportas los malos olores, ya puedes ir pensando en otra mascota.
  • Alimentación. Tendrás que proporcionarle una alimentación adecuada. Normalmente será pienso, pero también otra comida que le dé vitaminas y nutrientes que el pienso no le puede dar.
  • Higiene. Relacionado con los malos olores, y es que dependiendo de su “olor”, podrías tener que bañarlo todas las semanas, cada dos semanas o cada dos meses. Pero también debes limpiar a fondo la jaula una vez a la semana y procurar a diario retirar los excrementos para evitar problemas (de salud, higiénicos…).

Los hurones crecen rápido

¿Te animas a tener un hurón como mascota?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.