Haz ejercicio mientras limpias tu casa

Barrer, fregar, hacer las camas, pasar la aspiradora… la casa está llena de pequeñas trampas para nuestra anatomía. Las malas posturas de las tareas domésticas nos acarrean muchas molestias. Ya que no puedes evitar hacerlas, sigue algunos trucos para ahorrarte los dolores y de paso para ponerte en forma.

Tener actividad física es muy bueno, pero las tareas del hogar no siempre son el mejor “deporte”. La mayor parte suponen más esfuerzo y sobrecarga que ejercicio, sobre todo porque no las hacemos bien.

Los problemas más frecuentes que producen son dolores lumbares, del hombro, daño en codos, rodillas y muñecas, mala circulación de las piernas, contracturas, ciática… Lo más “peligroso” es barrer, pasar la aspiradora, coser, hacer las camas, planchar, cargar con la compra, fregar… o sea, casi todo. Los “espontáneos” de fin de semana también corren sus peligros: bricolaje, mecánica, jardinería… hay que estar muy entrenado para hacer tantos giros, flexiones y extensiones.

Para reconvertir las tareas domesticas en un ejercicio saludable y de fortalecimiento, lo más importante es adoptar una postura correcta siempre y realizar pequeños descansos de 2 a 5 minutos entre ellas. Pensemos que los deportistas se entrenan específicamente para realizar esfuerzos físicos, tienen períodos de recuperación, masajes, llevan una alimentación adecuada, es decir, todo lo que no se da en la casa.

Para convertir tu casa en el mejor gimnasio y tus tareas en la mejor sesión de ejercicio, sigue estos consejos:

  • Procura que la vajilla y los utensilios diarios estén a mano. No coloques los cacharros más pesados en los lugares más bajos.
  • Para planchar, mantén un pie en alto (apóyalo en un escalón o sobre dos listines telefónicos) y siéntate de vez en cuando.
  • Ir a la compra utiliza el carrito (mejor de 4 ruedas); si tienes que cargar con las bolsas, reparte el peso entre los dos brazos y no lleves más de 2 kilos en cada uno.
  • Agarra en brazos a los niños agáchate primero sin doblar la espalda.
  • Usa recogedores, escobas y fregonas que no te obliguen a inclinarte.
  • Lo mismo con la aspiradora; si tienes que pasarla por debajo de un mueble, apoya una rodilla en el suelo.
  • Limpiar cristales cambia de brazo de vez en cuando y, en lugar de estirarte o ponerte de puntillas, usa una escalera.
  • Remeter las sábanas de las camas flexiona las rodillas. Sepáralas si están pegadas a la pared, no te tires sobre el colchón.

Agacharse y levantarse, levantar a los niños, cargar con la compra, girar la cintura, hacer fuerza con los brazos, ir corriendo de un lado a otro… en un gimnasio no suelen hacerse tantos y tan variados ejercicios en una sola sesión.


Categorías

Ejercicio

Mujeres con Estilo

Mujeresconestilo era una web sobre belleza, moda, salud y otros consejos para la mujer. Actualmente está integrada dentro de Bezzia.com para formar... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *