Hablamos del vinagre de manzana: ¿Es bueno? ¿Cuál tomar?

Hay mucha gente que piensa que el vinagre de manzana ayuda a bajar de peso y que es nutritivo porque tiene vitaminas y nutrientes. En realidad, lo que tiene el vinagre es ácido acético, algo muy apreciado por nuestro organismo, principalmente porque tener insuficiente ácido en el estómago puede provocar reflujo, indigestión y otros problemas en el estómago. 

Hoy vamos a hablar de problemas digestivos y de falta de asimilación de nutrientes y cómo ello puede solucionarse con algo tan sencillo como incorporar el consumo de un buen vinagre de manzana en nuestro día a día.

¿Qué es el ácido acético?

También llamado ácido etanoico, es un ácido de dos átomos de carbono. Es el principal responsable del sabor del vinagre. Este ácido tiene multitud de aplicaciones en diferentes ramas de la ciencia y la industria. Sin embargo lo que nos interesa son los principales beneficios que puede aportar a nuestro organismo consumiéndolo a través del vinagre:

  • Mejora la resistencia a la insulina.
  • Baja el nivel de azúcar en sangre.
  • Acidifica nuestro estómago.
  • Fortalece nuestro sistema inmune.

¿Para qué sirve tomar vinagre de manzana?

Vinagre de manzana

 

Es posible que sufras de problemas digestivos, como por ejemplo reflujo, ardor o indigestión y que optes por tomar anti-ácidos para tratar de solventar el problema. Sin embargo los anti-ácidos no son una solución. Ya que toda esta problemática estomacal suele deberse a una falta de ácido no a un exceso, por ello al tomar anti-ácidos podemos empeorar nuestro problema.

Ayuda a la absorción de nutrientes

Cuando hay un déficit de ácido en el estómago, la válvula que hay en nuestro estómago no cierra bien y provoca ardores y/o reflujo. Además, la falta de ácido provoca que no podamos digerir bien las comidas, esto provoca que nuestro cuerpo no digiera las proteínas, minerales o vitaminas que consumimos. De manera que, aunque tomes una gran cantidad de nutrientes en tu día a día, si tienes falta de ácido en el estómago tu organismo no los va a asimilar bien y puede que tengas déficit de alguna vitamina o minerales.

¿Qué ocurre con una mala asimilación del calcio?

Un buen ejemplo de lo que puede suceder ante una mala asimilación es lo que ocurre con el calcio. El calcio es uno de los principales nutrientes que no se asimilan bien por la falta de ácido. Cuanto más avanzamos en edad, además, nuestro ácido estomacal se ve reducido y nos volvemos más alcalinos y digerimos peor. Al no metabolizar el calcio, comienza a depositarse en los tejidos blandos de nuestro organismo en vez de en los huesos, comienza a aparecer calcio en las articulaciones, lo que conlleva dolor y deformaciones de las mismas. Se acumula en los riñones o la vesícula y aparecen piedras, depósitos en los ojos produciendo cataratas u otras problemáticas derivadas. Puedes detectar este exceso de calcio en zonas que no se deben si sientes dolor en las articulaciones, calambres en los gemelos o si te vibra el párpado móvil.

¿Qué ocurre con una mala asimilación del potasio?

Con la pérdida de los niveles de potasio sentimos tirones o calambres en los gemelos y los muslos, tenemos la presión arterial alta, estreñimiento, arritmias en el corazón o fatiga. En nuestra dieta necesitamos mucho potasio, pero por mucho que tomemos no conseguimos nada si nuestro cuerpo no lo puede asimilar.

Aquí es donde entra en juego el vinagre de manzana y el ácido acético que contiene. La solución no es tomar suplementos de estos minerales o vitaminas en los que se encuentra déficit en las partes donde deberían estar presentes, ni tomar anti-ácidos. La solución es acidificar nuestro estómago, ya que la falta de ácido es la raíz del problema. Tomando un poco de vinagre antes de las principales comidas lograremos que nuestro ph estomacal esté bien regulado, tendremos el ácido necesario y nuestros problemas digestivos se reducirán hasta llegar a desaparecer en la mayoría de los casos. De manera que si sufres de algunos de estos problemas es el momento de dejar atrás los anti-ácidos e incorporar el vinagre de manzana a tu día a día para notar los cambios.

El vinagre de manzana, por tanto, no tiene una gran cantidad de minerales como se cree, sino que lo que permite es que podamos asimilar todos los nutrientes que consumimos. 

Ayuda al sistema inmune

Otra de las ventajas de consumir vinagre de manzana están relacionada con nuestro sistema inmune. En épocas de constipados, grípes, etc. no son pocas las personas que toman suplementos de vitamina C para tratar de evitar caer enfermos. Sin embargo, la vitamina C de suplementos suele ser ácido ascórbico, una vitamina C «falsa» que no va a darnos los mismos resultados que tomar alimentos ricos en vitamina C. Si aún así se quiere tomar algún suplemento, lo ideal es tomar camu-camu o acerola, dos frutos que pueden consumirse en polvo y tomar como un suplemento rico de vitamina C.

Volviendo al vinagre de manzana, el ácido acético va a fortalecer más a nuestro sistema inmune que cualquier ácido ascórbico que puedas tomar.

Ayuda con los niveles de azúcar y la resistencia a la insulina

En cuanto a la creencia de que el vinagre ayuda a adelgazar, en realizad, además de todo lo anterior, lo que hace es regular nuestros niveles de azúcar en sangre y mejorar la resistencia a la insulina. Por tanto resulta muy beneficioso para sentirnos bien y mejorar nuestra salud.

¿Que vinagre de manzana consumir?

remedios caseros con vinagre

Hay una gran variedad de vinagre de manzana en el mercado y, como con muchos productos cada uno tiene una calidad distinta. Lo ideal es tomar vinagre de manzana no procesado y por tanto en crudo o también denominado «con la madre». Además de por las especificaciónes de la etiqueta, es fácil de reconocer porque suele ir en botella de cristal y presentar un aspecto más turbio y con posos.

¿Cómo consumir vinagre de manzana?

Es tan sencillo como tomar medio vaso de agua con un chorrito de vinagre antes de las comidas (aproximadamente dos cucharadas de vinagre, aunque se puede empezar con una si nos parece muy fuerte con dos). También puede ponerse un chorrito de vinagre y un chorrito de limón juntos.

Nunca tomes el vinagre sin agua porque puede dañar el estómago a la larga. 

A partir de las tres semanas deberíamos notar un cambio importante en nuestro estómago.

Un factor a tener en cuenta también, es que por mucho que consumamos vinagre de manzana si no tenemos una dieta mayoritariamente saludable no vamos a conseguir grandes resultados. 

Quizá pueda interesarte:


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.