Hablamos del suelo pélvico y cómo cuidarlo

El ejercicio físico es un gran aliado para ganar en salud y, en especial, puede ser muy beneficioso para ciertas zonas del cuerpo como el suelo pélvico. Es importante conocer las características de esta zona, especialmente para las mujeres, ya que puede sufrir en ciertos momentos de la vida, como después de un parto o a partir de la menopausia.

Por ello, mantener esta zona saludable nos va a aportar numerosos beneficios a la larga como una rápida recuperación o evitar problemas derivados de la edad (como incontinencias). Por ello, en este artículo vamos a hablar de la importancia del suelo pélvico y como mantenerlo saludable. 

¿Para qué sirve el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y tejido con la función de sostener las vísceras pélvicas y encargado de la continencia urinaria y fecal. Esto quiere decir, que su misión es que la vejica, el recto y la matriz se mantengan ubicados dentro de la pélvis para que realicen sus funciones de manera adecuada.

Por tanto, un suelo pélvico sano nos permite tener de manera correcta las funciones de micción, defecación, sexuales y de gestación.

¿Afecta el movimiento a nuestro suelo pélvico?

La forma más sencilla de ver cómo afecta el movimiento es fijarnos en el ejemplo de cuando estornudamos o tosemos, y ver como toda nuestra musculatura abdominal, la columna y el suelo pélvico se activan. Hay personas incluso que en casos así pueden sufrir una pequeña fuga de orina. Otro ejemplo es la fuerza que hay que ejercer durante el parto o en algunos casos al defecar (aunque lo ideal sería no tener que hacer fuerza ya que si necesitamos hacerla significa que algo no va bien en nuestro intestino.

Quizá pueda interesarte:

¿Cómo podemos cuidar nuestro suelo pélvico?

Vicks vaporub en el embarazo

Realizar ejercicio es muy beneficioso, o más bien necesario, para mantener la salud de esta zona concreta de nuestro cuerpo. Sabemos que a la hora de entrenar podemos hacer ejercicios centrados en una única área o músculo o podemos realizar ejercicios que abarque un gran número de músculos. En este caso, vamos a centrarnos en los músculos concretos del suelo pélvico, pero lo ideal sería realizar también algunos ejercicios gobales para beneficiarnos de una mejor práctica.

¿Cuáles son los músculos que necesitamos entrenar?

Muchas personas no saben exactamente qué músculos son los que intervienen en la zona del suelo pélvico. Para ello, el primer paso es ubicar dicha musculatura y así poder saber si con los ejercicios que realizamos estamos trabajándola o no.

En cuclillas vamos a hacer un movimiento de contracción como si quisiéramos retener la orina. Debemos sentir como se contraen los músculos del suelo pélvico y como se desplaza hacia dentro el centro de los mismos.

¿Porqué es bueno hacer ejercicio?

Al ejercitar de manera adecuada, la tensión que se produce en los tejidos ayuda a la síntesis del colágeno, lo que se traduce en aportar firmeza en los tejidos. En este caso en concreto, esta firmeza favorece la buena función del suelo pélvico y todo lo que conlleva.

Si no realizamos de manera adecuada los ejercicios, es decir, sobrepasamos el límite que nuestro cuerpo nos está marcando, se pueden generar roturas y lesiones lo que hace perder la firmeza y estabilización de los tejidos y músculos.

Quizá pueda interesarte:

Ejercitar la zona pélvica es importante tanto para hombres como para mujeres, pero hay que ser conscientes de las diferencias físicas entre unos y otros.

En especial, ésto es importante en el caso de las mujeres qué suelen ser las más afectadas en esta zona dependiendo del momento de la vida en que se encuentran. El tejido conectivo no tiene la misma firmeza con el embarazo, el postparto o la menopausia. Precisamente las características del cuerpo de las mujeres que permiten gestar un bebe y dar a luz, son las que hacen que el tejido del suelo pélvico sea menos resistente a los impactos y pueda favorecer las funciones reproductivas.

Es muy frecuente que las mujeres, sobre todo en los momentos de su vida en que estamos comentando, sufran incontinencia urinaria e incluso prolapsos de las visceras pélvicas al sufrir fallos en las funciones del suelo pélvico. De ahí, la gran importancia de cuidar y ejercitar estos músculos.

¿Qué ejercicios son los más favorables para trabajar el suelo pélvico?

Como ya hemos hablado en otros artículos, es muy importante saber desde qué punto partimos (nuestra condición física, edad, etc..) antes de comenzar a realizar cualquier tipo de ejercicio. Así, podemos adaptar la intensidad del entrenamiento a nuestras necesidades y los límites que marque nuestro cuerpo y poco a poco ir aumentando.

Ejercicios globales como la natación o el yoga pueden ser muy beneficiosos acompañados de ciertos ejercicios locales en el área a trabajar. En general todas aquellas prácticas que favorezcan el mantener una buena postura corporal.

Quizá pueda interesarte:

Por otro lado los ejercicios de impacto no son tan beneficiosos ya que pueden acarrear fallos del suelo pélvico al aumentar la presión hacia abajo en esa zona.

Si nos gusta realizar este tipo de ejercicios de impacto, lo ideal es saber cómo proteger nuestro pélvico:

  • Realiza una respiración justo en el momento en que se va a realizar el esfuerzo.
  • Manten una buena postura sin forzar más allá de nuestros propios límites.
  • Activar la musculatura profunda de nuestro abdomen.

Ejercicios concretos para trabajar el suelo pélvico

Para trabajar el suelo pélvico, además de ejercicios que trabajen la zona abdominal y las lumbares, son bastante conocidos los ejercicios Kegel. Quizá es algo más sonado para las mujeres, pero también pueden ser realizados por los hombres. Os animamos a echar un vistazo a este artículo donde los explicamos con detalle: Ejercicios Kegel, qué son y cómo nos benefician

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.