Hablamos del Prozac, el antidepresivo más utilizado

Organización de medicamentos en casa

Seguramente hayas escuchado hablar del Prozac, un fármaco que tiene propiedades antidepresivas. Muchas personas han optado por tomar esta medicación, pero siempre bajo prescripción médica.

A continuación, te contaremos cuáles son sus usos, para qué sirve, características del fármaco y cómo funciona. Es una medicación muy popular y si te suscita interés sigue leyendo estas líneas.

El Prozac se lanzó al mercado en el año 1988 por una empresa estadounidense conocida como Lilly. En España no se empezó a vender hasta 1991, y fue uno de los primeros países en incorporarlo.

Este fármaco siempre ha dado buenos resultados, y los médicos han estado contentos con ello, además, sus efectos secundarios son menores y no pone en peligro la salud del paciente. Sin embargo, hablaremos de los efectos secundarios más abajo. Con el tiempo, desbancó a otros medicamentos que sí que tenían efectos secundarios peores y además, podían prescribirlo en atención primaria.

Características del Prozac

El principio activo que destacamos del Prozac es el fluoxetina, posee propiedades antidepresivas ya que tiene la capacidad de aumentar considerablemente los niveles de serotonina. Su mayor uso es para tratar la depresión en personas y tiene mucha fama ya que es el primer fármaco que se puede prescribir sin ir al psiquiatra.

En España, se varió su su proceso de toma, ya que fue el primer país en presentarlo en formato bucodispersable, lo que permitía una disolución instantánea en la cavidad bucal. 

Las fábricas de cápsulas de fluoxetina, se encuentran en Puerto Rico, Brasil y Turquía, donde las fabrican sólo en cápsulas. En cambio, tanto en formato comprimido o líquido, las fabrican en Francia. Este fármaco revolucionó mucho el campo de la investigación, y actualmente es uno de los medicamentos más populares.

Organizar medicamentos en casa

Funcionamiento del Prozac

El Prozac es un antidepresivo que ayuda a inhibir la recaptación de la serotonina. La serotonina está presente en nuestro organismo, es una sustancia química responsable en mantener el equilibrio de nuestro estado de ánimo. Además, está implicada en ciertas actividades que se producen en el interior de nuestro cuerpo:

  • Ayuda a transmitir el impulso nervioso. 
  • Regula los procesos circandianos.
  • Contribuye al estado de bienestar del organismo. 
  • Aumenta nuestra felicidad y tranquilidad.

El Prozac se fija de forma selectiva al transportador específico de serotonina. El receptor se localiza en la membrana presináptica y al unirse a esa estructura, consigue inhibir la recaptación activa del neurotransmisor. Lo que se consigue es que la concetración de serotonina del cuerpo aumente de forma considerable.

Al existir más cantidad de serotonina, en un espacio presináptico, hace que las moléculas de este neurotransmisor, contribuya a generar tranquilidad y felicidad.

Usos del Prozac

A continuación os contamos qué usos encontramos de este medicamento.

  • Se utiliza para tratar la depresión.
  • Es perfecto para tratar el trastorno obsesivo-compulsivo. 
  • Trastornos alimenticios.
  • Ataques de pánico.
  • Alivia los síntomas del trastorno disfórico premenstrual. 
  • Los cambios de ánimo repentinos.
  • Trata la irritabilidad, la distensión abdominal y la sensibilidad en los senos.
  • Episodios de depresión en personas con bipolaridad.
  • Episodios de manía y estados de ánimo anormales.
  • Favorece a mantener un buen y correcto equilibrio mental.

Contraindicaciones o efectos secundarios

Aunque como comentábamos el Prozac es un medicamento seguro y muy utilizado, ha tenido a lo largo del tiempo, muchas demandas producidas por los efectos secundarios, por ello, te contamos cuáles son para que los tengas en cuenta siempre:

  • Disfunción sexual. 
  • Retención de orina. 
  • Sequedad en la boca.
  • Náuseas.
  • Pérdida de peso. 
  • Nerviosismo. 
  • Dolores de cabeza.
  • Ansiedad.
  • Acidez.
  • Insomnio.
  • Pérdida de apetito.
  • Temblores incontrolables.
  • Debilidad.
  • Cansancio y fatiga.
  • Sudoración excesiva.
  • Problemas para concentrarse.

Por otro lado, también se han visto casos en los que los efectos afectan de otra forma a nuestro organismo:

  • Picazón en la piel.
  • Sarpullido.
  • Fiebre.
  • Urticaria o ampollas
  • Inflamación en el rostro, garganta, lengua, labios, pies y tobillos.
  • Dificultad para respirar o tragar.
  • Mareos o desmayos.
  • Convulsiones.
  • Ritmo cardíaco irregular, rápido o lento.
  • Sangrado o moretones.

Si crees que necesitas ayuda profesional para tratar tu salud mental, no dudes en acudir a tu médico de cabecera para poder ser tratado en consecuencia. La salud es lo primero, y los medicamentos bien prescritos pueden ser una buena solución para mejorar la salud de las personas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.