Hábitos que puedes seguir para rejuvenecer tu cerebro

Cerebro levantando pesas

El envejecimiento es el proceso biológico por el que los seres vivos nos hacemos viejos. Es un proceso natural en el que el organismo experimenta ciertos cambios estructurales y funcionales, que aparecen con el paso del tiempo y que no son consecuencia de accidentes ni enfermedades, pero pueden alterar determinadas funciones. Al igual que el resto del cuerpo, el cerebro también padece el desgaste del paso de los años, pero… ¿Qué le pasa al cerebro cuando envejece?

En términos muy generales, podemos afirmar que a medida que el cerebro va envejeciendo, va perdiendo neuronas y sinapsis (comunicación neuronal), lo que origina un menor rendimiento de nuestras capacidades mentales. Aunque el envejecimiento es un proceso inevitable para todo ser humano, mantener un cerebro activo y saludable va a depender en gran medida de nuestro estilo de vida.

Si la mejor forma de que un órgano continúe activo, es utilizarlo… ¡vamos a entrenarlo! ¿Quieres saber cómo…?

Sigue una dieta sana

Plato de ensalada

Sigue una dieta saludable y baja en calorías. Que no falten en tu alimentación las frutas, verduras, huevos, carnes magras y ácidos grasos omega-3 (estos los encuentras en gran cantidad en el pescado azul y las nueces). Además, evita todo lo posible los alimentos procesados, ya que contienen químicos y compuestos que pueden perjudicar al buen funcionamiento del cerebro.

Hábitos de vida saludable

Como en todos los aspectos de la vida, los excesos siempre son perjudiciales. Realiza ejercicio (de forma moderada), no abuses de bebidas alcohólicas y evita cualquier consumo de sustancias tóxicas. De igual modo, mantén una adecuada rutina para las horas del sueño y procura dormir como mínimo 7 horas al día. Con estos sencillos hábitos, facilitamos un óptimo rendimiento cerebral.

Lee mucho y haz actividades manuales

El hábito de la lectura es uno de los mejores aliados de nuestro cerebro. Si quieres que tu mente se mantenga activa, procura fortalecer este punto. De igual modo, cualquier actividad que ponga tus manos a trabajar, como las manualidades, el dibujo, la jardinería, etc., va a funcionar como un estupendo liberador de estrés. Disminuyendo o eliminando este, mantendremos nuestro cerebro más joven por mucho más tiempo.

Chica leyendo sentada en la cama, con una taza en la mano

Aprende a tocar un instrumento

Investigaciones han puesto de manifiesto cómo el aprender a tocar un instrumento supone algo así como una “ducha fresca y reparadora para el cerebro”. Además, activando las áreas cerebrales implicadas en los procesos de aprendizaje estaremos también ejercitando la atención y la memoria.

Aprende algún idioma

Chica estudiando mientras toma una taza de café

Hablar más de una lengua reduce el riesgo de demencia y propicia que las neuronas se activen y formen nuevas conexiones. Las personas bilingües suelen obtener mejores resultados en pruebas multitarea, presentan buenos niveles de atención y muestran una mayor concentración.

Cambia la fuente de la letra de tus documentos

Según un estudio de la Universidad de Harvard, cambiar la fuente de letra que utilizamos para escribir nuestros documentos, también tiene efectos beneficiosos para nuestro cerebro. Con esta simple acción, cuando vayas a leer o escribir algo y te encuentres un tipo de letra diferente al habitual, forzarás más tu atención, lo que facilitará tanto la comprensión como el recuerdo. Esto ocurre porque al encontrar un patrón distinto al que solemos usar, prestaremos mayor atención a lo que leemos y no lo haremos de modo automatizado.

 No dejes de lado tu vida social

Serie, Friends

Pasar tiempo de calidad con familia, amigos y personas queridas es una de las mejores y más divertidas maneras de evitar o, en su defecto, posponer los déficits cognitivos. Estar en contacto con otras personas facilita nuestra agilidad mental, así como favorece la consolidación de la memoria. Por otra parte, si el tiempo que dedicamos a los nuestros, es positivo y beneficioso para nosotros, se producirá la liberación de serotonina, conocida como la “hormona de la felicidad”.

Disfruta de siestas (cortas)

La siesta supone una recarga de energía para el cerebro. Eso sí, lo recomendable es que no dure más de 20 minutos. Según un equipo alemán de investigación, el tiempo que debería durar la “siesta perfecta” para que sea beneficiosa para nuestro cerebro es de 6 minutos.

Y lo más rejuvenecedor para tu cerebro… ¡Disfruta de la vida!

Esto es lo más importante de todo. Acepta el paso del tiempo pero disfruta cada día, cada noche, cada momento. Nutre tu vida de buenas energías y aprende a vivir al máximo, sacando partido a lo positivo, pero también a lo negativo. Un cerebro sano es un cerebro lleno de experiencias, así que… ¡vamos a entrenarlo!

Cuida tu cuerpo
¿Quieres estar en forma y disfrutar de una vida saludable? No te pierdas estos consejos para conseguirlo:
¡Adiós a la celulitis!Gimnasia facial sin cirugía

Categorías

Salud

Carmen Espigares

Psicóloga, especialista en RRHH y community manager. Granaína de toda la vida y buscadora de metas a alcanzar. ¿Algunas de mis aficiones? Cantar... Ver perfil ›

Deja un comentario