Hábitos que a diario te hacen más desdichada

Hábitos que a diario te hacen más desdichada

Sin darnos cuenta, y en gran medida, por culpa de las prisas y el estrés, a diario solemos cargarnos de un peso que según van transcurriendo las horas, los días y las semanas, cada vez se nos hace más pesado y más cuesta arriba finalizar nuestras jornadas.

Este peso, esta carga, la vamos llenando de responsabilidades que no son nuestras, de agobios sin importancia a priori pero que cuando se juntan con otro tipo de cosas nos parecen un mundo, pero sobre todo, de hábitos que solemos hacer a diario, sin percatarnos de ello, que nos hacen más desdichadas e infelices.

Si quieres saber qué malos hábitos diarios hemos “descubierto” para apuntarlos y tacharlos de tu lista de vida, sigue leyendo este artículo. En él te decimos cuáles son y cómo identificarlos.

No madrugas todo lo que deberías

Aunque suene contradictorio, ese refrán de “a quien madruga Dios le ayuda”, tiene gran parte de verdad. Dejando a un lado temas religiosos que aquí en nuestra web ni nos van ni nos vienen, sí es cierto que cuando madrugamos tenemos como más energía durante el día para realizar la jornada de buen ánimo.

Otro punto a favor de madrugar, después de haber dormido y descansado como debiéramos obviamente, es que vamos a tener más tiempo para realizar nuestras tareas y obligaciones diarias, pudiendo casi al finalizar el día, tener más tiempo para nosotras mismas.

Te rodeas de personas tóxicas

Llamamos personas tóxicas a aquellas que con su actitud, con su diálogo nos “roban” la energía diaria. Son personas tóxicas aquellas que en vez de apoyarte en un plan y animarte para que te salga bien, te dice cada dos por tres que te va a salir mal tu nuevo proyecto; son personas tóxicas aquellas que se quejan todo el día contagiándonos su mala energía y desanimo; son personas tóxicas aquellas que nos envidian y nos ponen trabas para que lo que hacemos no nos salga a la primera o todo lo bien que debería…

Odias tu trabajo

Si odias tu trabajo, si cada día el hecho de madrugar para trabajar supone para ti un auténtico suplicio porque no te gusta para nada lo que haces a diario en tu trabajo, ¡tienes un gran problema! Nuestro trabajo ocupa una gran cantidad de tiempo en nuestro día a día. Si vamos mal desde primera hora hacia el mismo, si vamos ya desanimados aún sin llegar a traspasar la puerta de nuestro trabajo, todo nuestra día se convertirá en un auténtico infierno.

Intenta verle el lado bueno a tu trabajo, que seguro que lo tiene (tus compañeros, el sueldo, las vacaciones, etc.).

No haces ejercicio físico

El ejercicio físico no sólo es bueno para nuestro cuerpo como tal sino que también es muy gratificante y bueno para nuestro estado anímico. Hacer ejercicio físico diario nos aporta plenitud y buen ánimo, por lo que realizar una hora diaria del mismo sólo nos traerá felicidad y grandes dosis de motivación.

El ejercicio físico también ayuda a que descansemos mejor cada noche, por lo que si padeces insomnio, nada mejor como el ejercicio físico para que caigas rendida cada noche en los brazos de Morfeo.

Llevas una mala alimentación

Comer alimentos ricos en grasas saturadas y carbohidratos, como frituras, dulces, comida basura, etc., puede llevarnos a un “colapso energético”. En cambio, si llevamos una mejor alimentación, comemos más frutas y verduras, además de proteínas, nuestro cuerpo estará cargado de la energía necesaria diaria para afrontar el paso de las horas y las tareas que nos echen.

Estos 5 malos hábitos que realizamos casi cada día, nos restan mucha energía y nos impiden ser felices, porque nunca estamos al máximo de fuerzas para continuar con las tareas y disfrutar de nuestro tiempo libre. Eso sí, también os decimos, que corregir estos malos hábitos es sólo cuestión de proponérselo y hacerlo. La constancia, la fuerza de voluntad y la motivación son imprescindibles para ello. ¿Tienes tú estos 3 factores? Si es así, ánimo con ello y cambia tu vida cambiando tan sólo estos 5 sencillos malos hábitos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *