Guapas en la playa o piscina ¿Con chanclas o con sandalias?

¿Eres más de chanclas o de sandalias? Esa es la eterna pregunta para nuestros pies cuando estamos de vacaciones. Ambas son muy cómodas, las chanclas mujer se han convertido en un calzado indispensable sobre todo para ir a la playa o a la piscina, pero las sandalias mujer también son cómodas, prácticas y económicas para estos meses de verano.

Diferencias entre chanclas y sandalias

Chanclas

chanclas

Como todas sabéis no hay nada mejor que llevarlas para los días de más calor en la piscina o en la playa. Evita que nuestros pues sufran el calor de la arena de la playa o del suelo de la piscina, son perfectas para mantener los pies fresquitos y sobre todo para evitar la aparición o el contagio por hongos. Tenemos que tener cuidado si las usamos de forma prolongada, por ejemplo, los podólogos recomiendan que se combinen con otro tipo de calzado para no provocar sobrecarga o rozaduras en los pies.

Las chanclas son un calzado pensado para utilizar en momentos puntuales como los que te he comentado (playa, piscina, césped…), y mejor si las usamos sobre superficies naturales como la hierba o la arena. Evita utilizarlas para dar grandes paseos, ya que no aportan la sujección correcta en el pie, y obligan a éste a realizar contínuos esfuerzos en los dedos, pudiendo sobrecargarlos o creando rozaduras.

No se trata de renunciar a este tipo de calzado, al revés, a utilizarlo siempre que se necesite en las situaciones anteriormente comentadas, ya que además de ser cómodas y ligeras, favorecen la transpiración del pie cuando hay altas temperaturas.

Sandalias

Como he dicho, son cómodas, prácticas, económicas pero hay que saber qué tipo de sandalias nos conviene llevar para nuestro pie. Ni demasiado planas, ni demasiado altas para que no perjudiquen el pie, y equilibren el peso de nuestro cuerpo. Si nos ponemos sandalias demasiado altas, puede perjudicarnos el talón, ya que le obligamos a hacer un mayor esfuerzo para estabilizar el pie, y como consecuencia se producen dolores en las piernas, gemelos, talones, plantas de los pies y en la zona lumbar.

Tienes que tener en cuenta que tampoco son para largas caminatas, ya que no poseen punteras y el pie queda desprotegido, sobre todo en la zona de los dedos. Como las chanclas, tenemos que usarlas para lo que son, para lucir pies en verano, ir cómodas y sobretodo fresquitas. Además son perfectas para combinarlas tanto con pantalones, como con faldas, pareos, vestidos, shorts, y un largo etcétera. Elige las tuyas, que sean cómodas y perfectas para este verano.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *