Goulash tradicional de ternera húngaro

Goulash de ternera De origen húngaro, el goulash era una comida propia del medio rural, un estofado que se preparaba a la leña empleando ingredientes muy básicos y tiempos de cocción prolongados. Hoy en día puede disfrutarse en los mejores restaurantes del mundo, en versiones particulares que recogen la influencia de la cocina local y que aportan al plato esa sofisticación propia de la cocina moderna.

La receta combina armoniosamente los sabores de una buena carne de ternera, vino tinto, cebolla, hierbas aromáticas, finas especias y mucho corazón. El secreto de un buen goulash está en el tiempo de cocción, que debe ser prolongado, permitiendo que se fundan todos esos sabores en una salsa oscura y espesa, característica de este plato. Siempre se recomiendan cazuelas de hierro para estas recetas de preparación prolongada.

Ingredientes:

  • 1 Kg de carne de ternera troceada.
  • 2 cebollas picadas.
  • 3 dientes grandes de ajo.
  • 3 tomates grandes.
  • 2 tazas de caldo de res.
  • 1 cucharada colmada de pimentón dulce.
  • 1/4 de cucharadita de pimentón picante (opcional).
  • 2 hojas de laurel.
  • 1/2 cucharadita de tomillo.
  • 2 tazas de vino tinto.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 2 cucharada de aceite de oliva.
  • Crema de leche (opcional).
  • Perejil picado, al gusto.
  • Harina o fécula de papa para espesar.

Preparación del goulash de ternera:

Quitamos la piel de la cebolla y de los dientes de ajo y los picamos finamente, ambos vegetales por separado. Pelamos los tomates y los picamos también menudos.

Calentamos el aceite en la cazuela a fuego medio y agregamos las cebollas. Rehogamos hasta que las cebollas se muestren algo blandas, para incorporar el ajo. Continuamos con la cocción a fuego fuerte hasta que la cebolla se encuentre translúcida.

Incorporamos en la cazuela la carne, ya salpimentada, junto con los tomates. Mezclamos y continuamos con la cocción hasta lograr que los ingredientes queden bien integrados.

Agregamos el vino y cocinamos a fuego fuerte durante unos tres minutos, para que se evapore el alcohol de la mezcla.

Incorporamos el pimentón, el tomillo, el laurel y el caldo de carne. Dejamos hervir la mezcla, tapamos y seguimos cociendo, a fuego medio-bajo, durante dos horas o hasta que la carne se presente tierna al tacto.

Si la salsa final queda muy líquida, se puede emplear fécula de patata para espesar. A la hora de servir, podemos hacerlo con crema de leche y perejil picado o alguna otra hierba aromática para adornar.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.