Gazpacho andaluz tradicional

Gazpacho andaluzCuando hace calor, la receta estrella en España podría ser el gazpacho andaluz tradicional. Lo cierto es que refresca bastante, es muy nutritivo y fácil de tomar. Y además se prepara en un momento, sin ninguna complicación.

Como sucede con todas las recetas tradicionales, cada persona tiene su propia receta, lo prepara a su manera o como le enseñaron. El que aparece a continuación es el que no lleva pan, aunque se le podría agregar una rebanadita si quisiéramos.

Ingredientes:

(Para un litro).

  • 1 kg de tomates de pera.
  • 70 g de pepino.
  • 50 g de pimiento verde.
  • 40 g de cebolla tierna.
  • 1 diente de ajo.
  • 50 g de aceite de oliva.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • 3-5 cucharadas de vinagre de vino blanco.
  • 2 cucharaditas de sal.
  • Agua muy fría (opcional).

Preparación del gazpacho:

En primer lugar, preparamos las verduras y pelamos las que sea necesario. Pelamos los tomates y los cortamos en varios trozos si fuesen muy grandes. Pelamos el pepino y lo cortamos en trozos medianos. Abrimos el pimiento por la mitad, retiramos las semillas y el tallo y lo troceamos un poco. Pelamos el diente de ajo, al que también quitaremos el germen, y la cebolla y la cortamos en varios trozos.

Cuando todos los vegetales estén listos, los colocamos en el vaso de la batidora. Trituramos a máxima potencia hasta que no quede ni un trozo de verdura, consiguiendo una textura fina. Para este proceso podemos usar una batidora de vaso, la cuál sería la más adecuada. Aunque también nos sirve perfectamente cualquier robot de cocina o una batidora de mano. Si usamos una de mano, colocaremos todas las verduras en un recipiente amplio y profundo para triturarlas.

Si vemos que el gazpacho nos ha quedado algo espeso y queremos conseguir una textura más líquida, podemos añadir un poco de agua fría.

En este momento, añadiremos 3 cucharadas de aceite de oliva, el vinagre, un poco de al gusto y batimos nuevamente. Comenzaremos agregando 3 cucharadas de vinagre, probamos, y posteriormente podemos añadir más cantidad si probamos al gusto.

Se sirve muy frío, por lo que lo conservaremos en la nevera hasta el momento de servir. Podemos servirlo sólo o con algunos tropezones de verdura cruda colocados encima, que cortaremos en pequeños trozos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *