Filofobia, cuando tenemos miedo al amor

filofobia bezzia (Copy)

La filofobia o el  miedo a enamorarnos, no es realmente un trastorno o un problema clínico que necesite tratamiento. En la mayoría de los casos estamos hablando de simple estrés, de un estado de baja ansiedad donde la persona evita ante todo involucrarse afectivamente con alguien.

¿La razón? La verdad es que la filofobia esconde un claro miedo al compromiso, el evitar involucrarnos en una relación donde asumimos “que vamos a sufrir”, que vamos a perder nuestra independencia y nuestro equilibrio para someternos a unos altibajos emocionales en los cuales, seguramente, acabaremos perdiendo el control. Puede que te sorprenda, pero a día de hoy son muchas las personas que presentan estas características, tanto hombres como mujeres. De ahí que queramos hablar de la filofobia en Bezzia para aportarte más información sobre ello.

1. ¿Qué características tiene la filofobia?

bezzia esperar amor_830x400Tradicionalmente se asociado la filofobia a la figura del hombre. El hecho de querer evitar involucrarse en relaciones afectivas serias, donde se exige un compromiso y una continuidad, es algo que casi siempre se ha atribuido a esos hombres con el típico síndrome de Peter Pan.

Nada más lejos de la realidad, porque podemos decir sin equivocarnos que esa inseguridad, esa actitud reacia a involucrarnos en una relación afectiva “seria”, afecta también a muchas mujeres. No obstante veamos ahora las características para entenderlo mejor:

  • La persona con filofobia no tiene ningún problema para experimentar emociones. No estaríamos hablando por ejemplo de “alexitimia”, ese trastorno que sufría por ejemplo el protagonista de la serie “Dexter” y que se caracteriza, generalmente, por un problema neurológico que dificulta a las personas de cara a interpretar y hablar de las propias emociones. El filofóbico sabe qué es el amor, lo experimenta y lo reconoce en los demás, no obstante, prefiere evitarlo.
  • Enamorarse, es para el filofóbico perder la capacidad de control sobre sí mismo, y eso es algo que teme y que en muchos casos, le produce ansiedad. Además, teme también ser vulnerable, sentirse débil frente a determinadas situaciones y sobre todo, verse dependiente de otra persona. Entiende el amor casi como un “anclaje”, como la pérdida de la libertad y de la propia identidad. Ahora bien, hemos de hablar a su vez de esos casos en los cuales, muchas personas han sufrido un grave desengaño amoroso y ello, hace que eviten a toda costa el volverse a enamorar para evitar un nuevo sufrimiento.
  • Cabe tener en cuenta también, que los filofóbicos pueden mantener relaciones de pareja. No obstante, elegirán parejas por las que no sienten nada, personas con las que no mantienen vínculos emocionales y que por tanto, jamás les harán daño. Pueden llegar a establecer numerosas relaciones, pero todas ellas vacías, temporales y sin apenas compromiso. Todo ello les permite “tener sensación de control”, sentirse libres, evitar sentirse solos y no sentir excesivo sufrimiento cuando la relación se rompe.
  • Hay filofóbicos que pueden desarrollar un trastorno de ansiedad más grave si por ejemplo, experimentan verdadero estrés y temor en el momento en que se dan cuenta de que pueden enamorarse de alguien. Muchos presentan conductas de evitación, llegando incluso a cambiarse de lugar de residencia o de trabajo solo por evitar “a esa persona” de la que podrían enamorarse. En el momento en que vemos que ese problema afecta a nuestra vida diaria, ya estaríamos hablando de un trastorno, de un comportamiento que requeriría algún tipo de intervención. No obstante, no es frecuente llegar a estos extremos.

El amor sin miedo, el amor con madurez

psicologia enamorarse bezzia

Todo miedo es una barrera, una puerta que nos cerramos y un muro que nos va a impedir ser felices. La filofobia no es más que un rasgo de inmadurez que vamos a tener que afrontar. Y el resultado merece la pena.

Tal y como te hemos señalado antes, podemos decir con seguridad que son muchas las personas que sufren filofobia, y que es un problema que afecta tanto a hombres como a mujeres. De ahí que debamos tener en cuenta estos interesantes aspectos.

1. Si tu miedo es perder tu capacidad de control y pensar que vas a dejar de ser tú misma al abrirte emocionalmente a otra persona, piensa, que a largo plazo lo único que vas a desarrollar en tu vida son vacíos y frustraciones. Te arrepentirás de no haber “experimentado” la sensación de abrirte a alguien y de sentirte amada con sinceridad y plenitud. El amor saludable es aquel que te enriquece y que te hace ser mejor persona. No pienses en las relaciones como muros que cortan tu crecimiento personal o tus libertades. Una relación afectiva plena y feliz, nos hace madurar, y nos enriquece.

2. Tampoco asocies el amor a sufrimiento. Si en el pasado has vivido relaciones que te han hecho daño, y a día de hoy has desarrollado filofobia por una necesidad defensiva, entiende que no tienen por qué repetirse los errores del pasado. Afronta lo sucedido con resiliencia, entiende que las personas somos capaces de hacer frente a la adversidad y de aprender de ella. Sabes lo que no quieres para ti, sabes ya lo que te hace daño, así que acércate con más seguridad a nuevas relaciones sabiendo muy bien lo que quieres, lo que necesitas.

El amor es algo que siempre va enriquecer tu vida, que te va a hacer mejor persona y que a su vez, te ofrece un proyecto de vida. Negarnos a “sentir” es negarnos a vivir. No te cortes las alas de la felicidad a ti misma.


Un comentario

  1.   Ant dijo

    En el artículo parece que se habla más bien del miedo al compromiso. Sin embargo la filofobia es más grave, y esa si que requiere tratamiento psicológico. Uno solo no puede superar ésto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *