Fases para superar un miedo definitivamente

Todos o casi todos conocemos a alguien que tiene un miedo psicológico determinado. Los hay que temen a la muerte, los hay que temen a las alturas, a los insectos, a estar entre personas, a los espacios cerrados, etc. Un miedo psicológico es una de las sensaciones más angustiantes y paralizadoras que puede vivir una persona, porque aunque ellas son conscientes de que ese miedo sólo es cosa de ellas y quieren atreverse a superarlos, por otro lado les supone toda una barrera muy difícil de superar.

Pero los miedos, como casi todo en la vida, pueden superarse. Eso sí, todo depende de la determinación y fuerza mental y emocional de esa persona para querer vencerlos. En Bezzia, te damos esta serie de consejos que pueden tomarse como “fases” para superar un miedo de manera definitiva.

¿Qué hacer cuando tenemos un miedo psicológico?

Lo primero que debemos hacer cuando existe un miedo es ser conscientes de ello. Hay personas que aún sabiendo que lo tienen se “mienten” a ellas mismas para no afrontarlo y ser conscientes de que tienen que superarlos. Por lo tanto, el primer paso podría decirse que es la “asimilación” de que existe ese miedo en nosotros.

Una vez somos conscientes de él podemos hacernos las siguientes preguntas: ¿por qué me pasa esto? ¿Hubo algún momento determinante que me hiciera tener este miedo? ¿Como de real o irreal es este miedo? ¿Desde cuándo me ocurre? ¿Cómo actúan las demás personas frente a esto que a mí me provoca miedo y angustia?

Una vez llegamos a este punto, he de deciros que el miedo únicamente se vence afrontándolo y viviéndolo. Dicho de otro modo: Vencerás tu miedo, pasando miedo. Pero no hay que preocuparse ni alarmarse, existen modos graduales de vencer al miedo pasando ese miedo. No es necesario encararlo de una sola vez y que nos deje traumatizados de por vida. Se pueden vencer paso a paso y de manera escalonada.

Pongamos un ejemplo: María tiene un miedo atroz a la oscuridad. No puede quedarse totalmente a oscuras. La manera de afrontar ese miedo será permaneciendo en la oscuridad durante un tiempo, pero no para ello vamos a encerrar a María en un cuarto totalmente oscuro durante una tarde entera, sino que será de manera lenta y progresiva. Empezaremos con una luz tenue, únicamente durante unos minutos, y conforme vayan pasando los días, iremos bajando de intensidad la luz a la misma vez que vamos incrementando el tiempo.

Pero como decíamos antes, la persona que lo padece y quiere superarlo, debe ser fuerte y querer vencer ese miedo. Controlando la situación, es posible hacer que desaparezca cualquier miedo psicológico que tengamos. Convéncete a ti misma de que puedes lograrlo y ¡supéralo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *