Fases de duelo tras una ruptura sentimental

Por desgracia, las rupturas sentimentales pasan más de lo que nos gustaría y podría decirse que a todos nos han dejado en alguna ocasión. Dependiendo del amor que sientas por esa persona en el momento de producirse esa ruptura, tu forma de llevarlo y afrontarlo será de una manera u otra.

Por norma general, una ruptura sentimental suele pasar por ciertas fases de duelo y dependiendo de lo que decíamos anteriormente, del amor que sentíamos por esa persona en el momento de la ruptura y demás circunstancias, pasaremos por todas y cada una de estas fases o sólo por alguna de ellas.

Si quieres saber cuáles son las fases de duelo tras una ruptura sentimental y así identificar por cuál de ellas estás pasando actualmente en caso de que hayas roto con tu pareja recientemente, sigue leyendo este artículo. En cada punto te aconsejamos una serie de medidas que deberás tomar en caso de que quieras sentirte mejor y más animado/a cada día.

Fase 1: La pérdida

En esta fase experimentamos las sensaciones de sorpresa, asombro, enfado, confusión, dependiendo siempre del estado en el que se encontrase nuestra relación. Hay relaciones que llegan a la ruptura después de mucho tiempo dando “coletazos”; en estás, la persona que “pierde”, se topa bruscamente con la realidad y por fin se da cuenta del deterioro y desgaste que iba sufriendo la relación poco a poco. Si por el contrario, es una ruptura brusca, sin ningún tipo de rechazo anterior, se experimenta cierta confusión y sorpresa. La persona “dejada” no entiende qué ha podido pasar y pasa por una fase en la que sólo le asaltan dudas y preguntas. No es capaz de entender y comprender qué ha podido ocurrir.

Fase 2: La tristeza

Una vez la persona “dejada” deja de plantearse los motivos que le han llevado a la otra persona dejarla, se produce una honda tristeza que no tratada y no “liberada” puede llegar a dar lugar a una depresión. Es en esta fase donde vemos con “mejores ojos” a la otra persona y nos decimos frases del tipo: “Nunca voy a encontrar a nadie como él/ella”, “no voy a volver a enamorarme de nadie más como de él/ella”, “nadie me va a querer”, etc.

Algo muy común en esta fase es tener la creencia de que puede ser una ruptura pasajera. Tendemos al autoengaño y a no afrontar la realidad. Esa realidad nos resulta demasiado dolorosa y tendemos a escapar de ella con creencias falsas y/o esperanzas de que todo puede volver a solucionarse.

Fase 3: La culpa

En esta fase nos miramos a nosotros mismos e intentamos analizar todo aquellos que hemos hecho por esa persona. Miramos tanto lo bueno como lo malo, pero pesa muchísimo más lo “malo” que hemos podido hacer para auto-culparnos de esa ruptura. Es entonces cuando el verbo “hubiera” se vuelve normal en todas y cada una de nuestras frases: “Si hubiera sido más cariñosa…”, “Si le hubiera prestado más atención”, “Si hubiera estado ahí ese día a esa hora”, etc., etc.

En esta fase, uno de los errores más comunes es intentar mantener contacto con la otra persona. Lo buscamos en redes sociales, nos negamos a borrar su número de nuestra agenda de contactos, etc. Llegamos incluso a querer una “amistad” con esa persona con tal de no perderla definitivamente.

Fase 4: La aceptación

El paso del tiempo te va demostrando que esa persona ya no es tu pareja ni lo va a volver a ser; que tampoco es tan mala la soltería y que ahora tienes más tiempo libre, tanto para ti como para los tuyos (familiares y amigos); y, por último, que lo vivido, tanto lo bueno como lo malo de tu relación anterior, ha pasado y es una experiencia más de vida por la que tenías que pasar. Te das cuenta que si se produjo la ruptura, pasó por algo, y que simplemente esa persona no era la indicada para ti. Empiezas a salir, a conocer gente nueva y a vivir tu momento de soledad como una etapa más en la que la felicidad también es posible.

Si has pasado por una ruptura recientemente recuerda que nadie muere por amor… 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.