¿Qué es la fascitis plantar y cómo mejorarla?

¿Nunca has sentido un dolor punzante en la planta del pie mientras has salido a caminar o practicar ‘running’? ¡Yo sí! Yo en un principio lo achacaba a la falta de práctica y de constancia, pero conforme fui practicando más deporte y viendo que no desaparecía, me di cuenta de que no era ese el problema, o al menos, no principalmente.

Si tú también quieres saber lo qué es la fascitis plantar y cómo mejorarla porque intuyes que la tienes, aquí te lo vamos a contar todo en nuestro artículo de Salud de hoy. ¿Te quedas junto a nosotras?

Fascitis plantar: ¿Qué es?

La fascitis plantar es una inflamación del tejido grueso en la planta o parte inferior del pie. Este tejido se denomina fascia plantar, es el que conecta el calcáneo a los dedos y crea el arco del pie.

La fascitis plantar ocurre cuando la banda gruesa de tejido en la planta del pie se estira o se sobrecarga demasiado.

La lesión: Síntomas y causas

Los síntomas son normalmente dolor y rigidez en la planta inferior del talón. La planta del pie también puede doler o arder. ¿Cuándo duele normalmente?

  • En la mañana, al dar los primeros pasos.
  • Después de pararse o sentarse por un rato.
  • Al subir las escaleras.
  • Después de una actividad intensa.

Por otro lado, las causas suelen ser:

  • Calzado incorrecto.
  • Mala pisada.
  • Entrenamiento inadecuado.
  • Terreno de entrenamiento muy duro.

Qué es la fascitis plantar

¿Qué tratamiento podemos seguir para mejorar la fascitis plantar?

A continuación, os ponemos el tratamiento que podéis seguir si tenéis fascitis plantar:

  1. Medicación para reducir tanto el dolor como la inflamación de la zona.
  2. Colocación de férulas nocturnas para usar mientras dormimos con el fin de estirar toda la planta del pie.
  3. Usar calzado con buen soporte y buena amortiguación.
  4. Aplicar hielo en el área del dolor al menos dos veces por día entre 10 y 15 minutos, sobre todos los tres primeros días que sintamos las molestias.
  5. Usar plantillas para la absorción del impacto en el terreno con cada pisada.

También podemos realizar los siguientes ejercicios en casa para prevenir esta lesión:

  • Estiramos la puntera del pie hacia nosotros todo lo que podamos durante más o menos 20 segundos. Repetimos la operación dos veces con cada pie.
  • Colocamos una toalla en el suelo y poniendo el pie encima de la misma, intentamos arrugarla con la ayuda de nuestros dedos. Lo repetimos 10 veces con cada pie.
  • Estiramos las pantorrillas colocándonos frente a la pared.

Estas molestias ocasionadas por esta lesión suelen ser pasajeras e igual que aparecen acaban desapareciendo por si solas pero tenemos que actuar de forma rápida frente a ella. De lo contrario, el dolor podría volverse crónico y tendría mayor dificultad de tratar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *