Falsos mitos sobre el “amor romántico” que debes conocer

amor romantico bezzia (1)

Amor romántico. Todas nosotras tenemos en mente el que es nuestro ideal de pareja perfecta, una persona que nos sepa comprender, escuchar, que nos haga reír y que en esencia, sea capaz de hacernos felices. Tener ideales no es malo, al contrario, nos permite esclarecer aquello que deseamos para nosotras mismas, diferenciando todas esas dimensiones que no estaríamos dispuestas a permitir. Es algo saludable.

Ahora bien, a la hora de hablar del “amor romántico”, en ocasiones, solemos caer en el error de asumir muchos falsos conceptos que, de algún modo, nos ha vendido el mundo del cine y la literatura. Nos gusta creer en el amor eterno, en la predestinación y en ese sentimiento casi abnegado que une a dos personas. No obstante, hay que tener cuidado porque en estas ideas, se incluyen también conceptos como la devoción absoluta, la posesión, o  confundir los celos como la expresión del amor… Hemos de tener cuidado. Hoy en Bezzia, queremos ahondar en este famoso concepto: El amor romántico.

Falsos mitos del amor romántico

amor bezzia

1. El amor es eterno

Cuando estamos enamoradas nos gusta pensar que lo que sentimos ahora, debería ser eterno, un pacto que debería durar hasta el fin de nuestras vidas. En ocasiones se cumple, no cabe duda, pero antes de centrarnos en esta idea es más prudente que tengamos en cuenta los siguientes aspectos:

  • El amor se mide en el aquí y ahora, en este mismo momento. ¿Eres feliz ahora? ¿Te levantas por la mañana ilusionada y con una sonrisa? Esto es lo verdaderamente importante, esas pequeñas cosas que reafirman la felicidad cotidiana.
  • No podemos negar que hay amores que duran toda una vida, pero también hay amores fugaces que merecen vivirse igualmente. Y de todos podemos aprender y enriquecernos.

2. Las personas estamos predestinadas con “nuestra otra mitad”

¿Existe el destino en el amor? Puede ser, la vida está llena de maravillosas casualidades, pero ahora bien, es posible que a lo largo de tu vida, encuentres varias mitades de ti misma, y no solo una persona.

Nunca te cierres a nuevas oportunidades si has vivido un fracaso emocional. Si se ha roto esa relación con la que pensabas era la persona de tu vida, jamás cierres las puertas de tu corazón pensando que ya no hay segundas oportunidades o que el “amor romántico” ya ha terminado para ti. Es un error.

3. El amor es pasión

El mito del amor romántico encierra en sus bases el concepto de la pasión, como la única forma de expresar los sentimientos entre dos personas. Son esas primeras fases del enamoramiento cargadas de atracción sexual, de sentimientos muy intensos donde no hay términos medios.

Cuando la pasión cae, el amor, según este enfoque, debería desaparecer. Obviamente esto es otra falsedad, puesto que como ya sabes las parejas suelen pasar por diferentes fases donde nunca se rompe el compromiso, y aún menos el amor. Es posible que se pierda esa intensidad de los dos primeros años, pero ganamos en intimidad y en complicidad.

4. El amor es devoción absoluta a la otra persona

Dentro del concepto más clásico del amor romántico, se encierra a menudo esa imagen de una mujer volcada enteramente a su pareja casi de un modo abnegado. Bien es cierto que cuando estamos enamorados la persona querida se convierte en todo nuestro universo, pero hemos de ir con cuidado en no convertirnos en una especie de “satélite” que da vueltas alrededor de un planeta.

  • Nunca pierdas tu identidad, tu autoestima.
  • Amar no es darlo todo sin recibir nada a cambio, al contrario, querer a alguien es esperar reciprocidad y reconocimiento, es respetarnos mutuamente a la vez que permitirnos la oportunidad de crecer de forma individual y en pareja.
  • Más que devoción absoluta lo que fomentan las parejas saludables es la voluntad de “hacer equipo”, de conocernos y saber que espera uno del otro para poder hacernos felices entre los dos.

5. El amor lo puede todo

Hemos de ir con cuidado también con este rasgo tan habitual que define al amor romántico. ¿Es verdad que el amor todo lo puede solucionar? En ocasiones sí, pero no siempre. Todas sabemos que en muchas ocasiones por mucho que queramos a una persona no es suficiente para seguir viviendo con ella. No si no existe respeto, por ejemplo.

  • La expresión “el amor todo lo puede” se utiliza en ocasiones como excusa para negar muchos conflictos de pareja, como forma de chantaje incluso. “Si me quisieras de verdad dejarías ese trabajo para estar conmigo”, “Yo sé que me quieres, por lo tanto sé que no serás capaz negarme lo que te estoy pidiendo”. Es una idea con la que debemos ir con mucho cuidado.

6. El mito de los celos

  • Para el amor romántico, si no hay celos, es que no sentimos verdadero amor. Es, por así decirlo, un signo inequívoco de esa auténtica pasión existente entre dos personas donde los celos, son como una especie de tributo. Obviamente pensar esto es un riesgo absoluto, ahí donde caer fácilmente en una relación tóxica dominada por la dominación, la desconfianza y la infelicidad.
  • Los celos nunca son saludables, los celos son una forma de ir destruyendo día a día nuestra relación y que jamás hemos de confundir con amor. Quien piensa que le vas a traicionar e intenta dominarte para que no le abandones, es que no te respeta como persona. Recuérdalo.

amor confianza bezzia2

En conclusión, vale la pena tener en cuenta esta serie de conceptos que suele definir el amor romántico. Ello no evita que merezca la pena seguir creyendo en muchos de sus ideales, en una relación saludable que pueda durar toda la vida. Un compromiso eterno que nos aporte la mejor de las felicidades.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *