¿Existe el destino en el amor?

Seguro que muchas veces habrás oído aquello de “estábamos destinados a conocernos”. Es un comentario común entre esas personas a quienes les gusta pensar que su relación, lejos de ser un hecho casual, tiene detrás todo un designio del destino. El querer a alguien o el sentirnos enamorados hace que en ocasiones vayamos más allá de esa visión romántica para adentrarnos ya en una dimensión casi “mágica”,

Vale la pena adentrarnos hoy, desde un punto curioso, en todas estas construcciones mitológicas para analizarlas en detalle. Todas somos conscientes de esa unión especial que establecemos con nuestra pareja, pero lejos de sumirnos únicamente en esa visión mágica y especial, existe la necesidad de mantener los pies en el suelo en todo momento. Todos tenemos un destino, no cabe duda. Pero nunca olvides que el destino lo marcamos con nuestras elecciones, con nuestras decisiones. Y siempre tendrás ese poder de elección para decidir a quien amas, con quién deseas compartir la vida, y a quien dejar si no eres feliz. Demos pues un vistazo a todas estas visiones tan especiales sobre el amor.

 El hilo mágico del destino en el amor

Puede que pienses que es el propio destino quien echa por ti las cartas del amor. Él quien decide cómo y cuando poner en tu camino a esa persona que habrá de formar parte en tu vida. Tener esta visión no es negativa, pero hemos de ser prudentes. Dejar en manos del destino algo tan importante como nuestras relaciones afectivas, provoca, de algún modo, que nosotras mismas dejemos de tener poder de decisión sobre lo que ocurre en nuestras vidas. Vale la pena entonces equilibrar la balanza. Deja que el destino te seduzca, pero sé siempre tú quien escoja y quien decida.

Dentro de esta dimensión “tan especial” sobre el amor, existen dos teorías curiosas que vale la pena recordar y que, sin lugar a dudas te harán sonreír. Toma nota:

1. Teoría de la sincronicidad

No existe la casualidad, existe la sincronicidad. Esta teoría ya fue enunciada en su momento por Carl Gustav Jung, Este médico psiquiatra y psicólogo fue precursor junto a Sigmund Freud del enfoque del psicoanálisis, aunque su perspectiva científica fue un poco más allá.

Jung solía hablar a menudo de la sincronicidad como una conexión íntima y especial entre el individuo y su entorno. En ocasiones se ejercen fuerzas de atracción hasta originar situaciones coincidentes. Como puede ser por ejemplo estar pensando en una palabra, y, de pronto, ver ese término en un cartel publicitario. Para él las coincidencias no existían, pero eso sí, las personas deben ser muy receptivas al mundo que les rodea para sentir todos esos estímulos que podían estar relacionados con nosotros. Años después, este enfoque empezaría a relacionarse con algunas teorías de la física cuántica. Todo un curioso campo de estudio que, según él, nos llevaría a la conclusión de que las personas, no se conocen por un acto casual. En ocasiones, el contexto a nuestro alrededor se predispone para que, simplemente, dicho encuentro se suceda.

2. Teoría de los hilos rojos del destino

La teoría del hilo rojo también resulta interesante dentro de esta perspectiva. Tiene su contexto en una creencia tradicional de Asia Oriental, y está muy asentada entre el pueblo japonés. Su idea se basa en que las personas al nacer, ya estamos predestinadas con la que ha de ser nuestra pareja. Y esta unión se establece por un hilo invisible, un hilo de color rojo.

Dentro de esta mitología oriental esto se identifica con la idea de que existe una vena que conduce desde nuestro dedo meñique hasta nuestro corazón. Y que a su vez, está atada con un hilo rojo a esa persona que está predestinada a ser nuestra pareja afectiva. Es un vínculo que existe siempre. No importa cuánto tiempo discurre hasta que esas dos personas se encuentran, pero dicho instante se dará en algún momento de nuestra vida más pronto o más tarde.

Cuando dicho encuentro se haya dado, ya nunca podremos separarnos. El vínculo ya es más fuerte y ese hilo ya está tensado. Si nos alejamos sentiremos un dolor insoportable…

Todos somos dueños de nuestro destino

Lo admitimos. Todas las visiones anteriores disponen de su encanto y, creer en ellas, hace que nuestra relación sea aún más mágica y especial. Pero vale la pena recordar varias cosas. Creer en el destino de un modo férreo hace que perdamos cierto control sobre nuestra vida. Y eso es un riesgo. Jamás pierdas la perspectiva de tu vida y de tus relaciones. No atribuyas a factores externos problemas del presente, ni dejes en manos de la providencia situaciones que tengan que ver contigo.

Para mantener una relación madura, estable y feliz, debemos ser consecuentes y dueñas de nuestras propias acciones. Ama con apertura y equilibrio, eres tú quien ha elegido a la persona que forma parte de tu vida y tú quién ha de jugar en todo momento si eres feliz o no. En el momento en que no lo seas, decide qué acciones tomar. Pero nunca te rindas o dejes en manos de “algo invisible o intangible” las elecciones que tú misma debes tomar.

Creer en estas ideas es positivo desde un punto de vista cultural. Desde un plano curioso y anecdótico. Pero el amor, las relaciones personales y afectivas son una dimensión demasiado seria como para perder algún tipo de control sobre lo que nos ocurre y lo que sintamos. Siempre habrán encuentros casuales. Siempre sucederán cosas que escapen a nuestra comprensión, la vida a veces tiene sus juegos, pero recuerda: sé dueña de tu destino en todo momento con tu poder de elección. Elige lo que de verdad, haga feliz a tu corazón.

 


7 comentarios

  1.   Pepe dijo

    Cuando el amor se presenta no hay opcion para elegir, simplemente quieres a esa persona y es imposible olvidarla o dejar de quererla. Este tipo de amor te hace sentir feliz de tal manera que no quieres perder esa sensacion tan única. Supongo que hay varias formas de amor. Cuando llega el verdadero lo reconoces y le das la bienvenida.

    1.    Valeria Sabater dijo

      Hay varias formas de amor, y ningún amor es igual. Tienes toda la razón Pepe. Muchas gracias por leernos y un saludo desde todo el equipo.

      1.    lud dijo

        Es cierto, cuando amas simplemente amas, es muy raro de explicar pero conocí a mi ultma expareja conquien tuve una conexión ideal pero que x factores externos tuvimos que seprarnos ahora hace un mes, es doloroso estar tan lejos de ella pero aún nos comunicamos x Internet..
        No es fácil pero siento que pronto nos volveremos a encontrar….

      2.    ricky dijo

        Hola Valeria, me parece q te contradecis, decis q el hilo rojo une a las personas por siempre porque estaban destinadas a estar unidas, pero despues al final decis q la separacion produce un dolor insoportable ?? Entonces el hilo rojo no existe, digo, porque sino esas 2 personas no tendrian q haberse separado !!!! Me lo podes aclarar ?? gracias

  2.   Hugo Aguirre dijo

    Cuando tenia 13 años. Yo escribi en una tarjeta de papel, como devia llamarse mi futura esposa. Al cabo de 13 años despues la conoci. Y resulta que todo lo de mi y de ella nos pega en numero 13, pues la conoci el 13 de agosto de 1994 en el aula 13 de la facultad de economia de la Universidad de El Salvador. De hecho el carnet de ella es FF94013. 9+4 = 13 y el mio es AA85053. 8+5 = 13. Llenaria 13 paginas con todo lo que nos une y lo bueno es que lo puedo demostrar matematicamente………… siempre con el 13. Pues mi Apellido es AGUIRRE y el de ella es FLORES, nuestros hijos son AGUIRRE FLORES 0 13 LETRAS. y nos casamos el dia de su cumpleaños 26=(13×2) en la fecha 03/08/2000 = 3+8+2=13…… HUGO AGUIRRE hardayelectric@gmail.com Tengo tanto con el 13 sincrono… este articulo es del 2013……………

    1.    ricky dijo

      Hugo, sos muy infantil : factores externos nos separaron !!!??? Pronto nos vamos a volver a unir !!!!!???
      Si entre ud hubiera tanto amor como decis, no estarian separados. Baja a la tierra, deja de volar, eso no era amor !!! Olvidate de ella !! Saludos

  3.   ricky dijo

    Hola Valeria, te escribi pero no se si te llego. te vuelvo a decir : si el hilo rojo une a las personas destinadas a estar juntas, porque despues al final de la nota decis q la separacion causa un dolor insoportable ?? Entonces no estaban destinadas a estar juntas !!!!
    Como es la cosa ?? : estaban o no destinadas a estar juntas ??? te contradecis en el articulo !!!
    Si podes contestame, gracias
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *