Exfoliantes caseros para blanquear las axilas

6888535491_71b3ca291f_oEl invierno ha llegado y pisa con fuerza, pero eso no quiere decir que tengamos que descuidar nuestro aspecto. La Navidad se nos echa encima y muchas de nosotras estaremos con maravillosos looks de fiesta, no faltarán vestidos, blusas y camisas con pedrería. Lo que pasa es que muchas de las vestimentas dejan ver nuestras axilas.

Si eres de las que no tiene tiempo y siempre recurre a la cuchilla, comprobarás que en muchas ocasiones la zona se queda oscura y afea el cuerpo. Si es así, significa que necesitas una exfoliación profunda y necesitas limpiar la zona y deshacerte de todas las células muertas acumuladas. 

Aunque no todo es por culpa de la cuchilla o de las células, en ocasiones tener una axila más oscura puede deberse a algún problema hormonal, dermatológico o de salud. Por ello, aconsejamos acudir al médico antes de utilizar cualquier remedio o tratamiento blanqueador.

000

A continuación, os dejamos con algunos trucos para realizar exfoliantes caseros para blanquear las axilas.

  • Para blanquear las axilas:Prepara una mezcla con una cucharada de bicarbonato de sodio y el jugo de medio limón. Mezcla bien los ingredientes y forma una pequeña pasta homogénea. Aplícala en las axilas y realiza un suave masaje circular. Deja que actúe durante 20 minutos y limpia la zona con abundante agua.
  • Para prevenir las manchas: Mezcla una cucharada de yogur natural con una cucharada de avena. Consigue una pasta y aplícala a las axilas y deja actuar por 10 minutos. Retira la mezcla con ayuda de un poco de agua y un paño. Este remedio es muy suave, por lo que puedes utilizarlo de 2 a 3 veces por semana.
  • Para prevenir y blanquear: Pon una cucharada de avena junto a una cucharada de miel y el jugo de medio limón. Mezcla bien los ingredientes y colócalo sobre las axilas. Masajea y deja actuar durante 20 minutos. Después de retirar la mezcla aplícate crema hidratante. Este tratamiento realízalo por la noche, ya que si lo haces por las mañanas el limón puede provocar manchas no esperadas.

Por último, recomendamos que los días que no te animes a probar los tratamientos simplemente lava las axilas retirando impurezas, desodorantes, etc y aplica crema hidratante. Es importante que cambies regularmente tu cuchilla porque afeitarse con una cuchilla muy desgastada puede hacer que tu piel se resienta y sufra más de lo debido.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *