Excusas para no ir a una boda

Excusas para no ir a una boda

Quizás aprovechando las reuniones y las fiestas que ya tenemos aquí, muchas parejas nos sorprendan con sus propósitos de año nuevo entre los que incluyen su boda. Siempre es un gran acontecimiento y lleno de mucha ilusión, de ahí que los novios están esperando a que sigas que sí vas a estar con ellos. Claro que no siempre podemos o queremos y ahí entran en juego las excusas para no ir a una boda.

En ocasiones se nos puede presentar como toda una obligación o mejor dicho, como un compromiso al que no podemos negarnos. Sobre todo cuando hay una cierta amistad o cariño. Pero por otro lado, si no lo ves claro, pero quieres quedar bien con la pareja, siempre te puedes dejar llevar por una serie de excusas o mentirijillas como las que te comentamos ahora.

Excusas para no ir a una boda: El viaje de tus sueños

Claro que siempre va a depender con qué antelación te digan que se casan y que estás invitado o invitada, pero aún así eso de que tienes un viaje planeado suele funcionar. Porque los viajes de nuestros sueños se suelen programar con bastante tiempo de antelación. Más que nada porque surgen ofertas, hay más disponibilidad de plazas que no quieres perder o tienes las vacaciones justamente en esos días y tenías que pillarlo cuanto antes. De este modo, una planificación tal se entiende a la perfección de que es algo complicado como para perder todo el dinero. ¡Los novios lo van a entender a la perfección!

Cómo evitar ir a una boda

Trabajas también los fines de semana

En ocasiones podemos cambiar los turnos, pero quizás no sea ese tu caso. Es otra de las excusas para no ir a una boda que debes valorar. Pero como decimos, debes pensarlo bien antes de decirla para que no quede demasiado forzada. Si ya tienes tu calendario laboral y no lo comentas con mucha antelación, entonces seguro que será una excusa perfecta. Sobre todo si se sabe que no tienes compañeros con los cambiar o si la empresa está pasando por un mal momento, etc. Siempre sirve el añadir un poco más de intensidad a nuestras mentirijillas.

Estás en un momento complicado de tu vida

En muchas ocasiones no se trata de una excusa. Por muy bien que te conozcan, todos podemos atravesar baches y cuando estamos en esa fase no tenemos ganas de fiestas. De ahí que puede ser otra de las excusas para no ir a una boda que valorar. A veces podemos dar un motivo como una ruptura de tipo sentimental, algún problema laboral o porque estás pasando una época de estrés o ansiedad. Sin duda, algunos de estos motivos llegan sin esperarlo, así que, tampoco iremos muy desencaminados.

No acudir a una boda

Échale la culpa a los demás

Seguro que ya lo haces con frecuencia. Porque eso de decir que tu marido o mujer no puede, que tus hijos tienen que ir a un viaje importante y tienes que llevarlos, etc, suelen ser otra de las excusas típicas. Claro que como tales, siempre debemos de engordarlas un poco para que se hagan todavía más creíbles. ¡Culpa a los de tu alrededor!

Problemas de dinero

Es cierto que hace unos años podía ser una de las mejores excusas para no acudir a una boda. Pero hoy en día y sobre todo si son amigos, te dirán que no importa. Prefieren que los acompañes a que pienses en el dinero. Por eso, siempre es mejor usar esta excusa cuando no hay un trato tan íntimo.

Habla con sinceridad

En lugar de darle vueltas a la excusa que vamos a elegir, ¿Por qué no decimos la verdad? En ocasiones puede ser mucho mejor si lo hablamos de una manera natural, diciendo que no es el momento o que realmente no te gusta acudir a las bodas. Di tu motivo y como bien dice el dicho: ‘Hablando se entiende la gente’, los novios lo entenderán.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.