Evita los calambres cuando haces ejercicios

¿Ejercicio matinal o vespertino?Si haces una rutina de ejercicios o si retomas los ejercicios luego de varios meses de no hacer nada, tienes que cuidarte especialmente de los calambres.

Por lo tanto, para que no te pase esto (que la verdad no es nada agradable), sigue estos fáciles consejos:

  • Bebe mucho líquido antes y después de la actividad física. Las bebidas deportivas son una de ayuda gracias a su contenido de sodio que mantiene los niveles de electrolitos.
  • Procura mantener una dieta rica en vitaminas y minerales como soja, frutos secos, verduras de hojas verdes, cereales enteros, semillas de girasol y sésamo. Infaltable, un plátano en la mañana para tu ración de potasio.
  • Como refuerzo, toma cápsulas de vitamina E o de algas marinas. Si padeces deficiencia vitamínica, considera tomar calcio, magnesio, potasio, hierro, o vitaminas B, C y D.
  • Realiza un calentamiento con ejercicios de estiramiento para aflojar los músculos.
  • Inicia tu entrenamiento de forma paulatina y progresiva. No exijas a tu cuerpo más de lo que puede dar. De preferencia, alterna los ejercicios para no sobrecargar a determinado grupo muscular.
  • Cuando termines tu entrenamiento, cúbrete de inmediato para evitar que el cambio brusco de temperatura pueda provocar calambres.
  • Y por último, no dudes en detenerte apenas sientas un calambre, y haz presión sobre la zona para aliviarla.
Cuida tu cuerpo
¿Quieres estar en forma y disfrutar de una vida saludable? No te pierdas estos consejos para conseguirlo:
¡Adiós a la celulitis!Gimnasia facial sin cirugía

Deja un comentario