Estrategias poderosas para que tus hijos cooperen en casa

nene que coopera en casa

Aunque a veces no lo parezca, los niños siempre quieren agradar y cooperar con los adultos. Siempre que se active su deseo natural de complacer y cooperar. Los seres humanos de cualquier edad están conectados para hacerse caso unos a otros. Naturalmente, nos resistimos a tomar la dirección de aquellos que están fuera de nuestra “aldea de apego”, y estamos diseñados para seguir solo el ejemplo de aquellos a los que estamos apegados emocionalmente.

Si quieres abordar la raíz de lo que obliga a un niño a ser opositor, mira tu relación con ellos. ¿Es saludable o frágil? Si la relación en general no es sólida, ¿estás dedicando tiempo a fortalecerla o se estás centrando en cómo forzar mejor el cumplimiento? Si tu pareja no es cooperativo y se resiste en la relación contigo, ¿invertirías tiempo y esfuerzo en solucionar los problemas? ¡Con los niños pasa igual!

De manera similar, si tus hijos tienen un comportamiento resistente a ayudar cuando le preguntas o sigues tus instrucciones, intenta centrarte más en fortalecer y endulzar la relación, y menos en descubrir amenazas más grandes y mejores para hacer que obedezcan. Esto no significa que no debas tener el mando, o que debes justificar cada solicitud que les hagas. En realidad, los niños quieren cooperar.

Estrategias de cooperación

A continuación vas a encontrar un par de estrategias de cooperación para que los niños realicen sus tareas sin tener que rechistar demasiado…

¡Presume de hijos!

Cuando tus hijos hacen algo, cualquier cosa, eso te ayuda de alguna manera, deja que te escuchen presumiendo de ello a alguien. En lo que te centras aumenta, así que asegúrate de estar haciendo al menos un pequeño esfuerzo en elogiar cuando hacen algo la primera vez que lo dices sin repetir, o cuando hacen un esfuerzo adicional para hacer algo bien. Hazles saber específicamente cómo te hizo sentir cuando cooperaron en casa o ayudaron a hacer algo.

familia feliz

Ellos se sentirán muy bien cuando les digas lo bien que te sentiste con su cooperación y lo mucho que ayudó a que todo funcionase bien que lo hiciera. Cuando ven que sus ayudas son productivas se sentirán bien y repetirán la acción para conseguir los mismos sentimientos.

Recuerda a tus hijos lo especial que son para ti

Con frecuencia, recuérdales a tus hijos lo irremplazablemente especiales que son para ti. Diles cada día que ellos están en tu corazón y que lo estarán siempre pase lo que pase. Deja que tus ojos se iluminen cuando entren en la habitación. Asegúrate de que haya calidez en tu voz cuando digas su nombre. Mirad películas caseras juntos y comparta historias de lo emocionado que estabas en esos momentos de recuerdo. Nada fortalece una relación como decirle a alguien cómo su presencia en tu vida la ha enriquecido. Sé generoso: los niños (y también los adultos) se nutren profundamente al saber cómo su existencia hace vibrar tu mundo.

¡Con estas dos estrategias tus hijos se sentirán bien y tendrán una mejor actitud! Pruébalo, ¡te vas a sorprender!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.