¿Estás haciendo ayuno intermitente? Cuidado con hacer esto

Se oye mucho hablar del ayuno intermitente y de los beneficios que puede presentar para el organismo si se hace de manera adecuada. Sin embargo, es fácil caer en ciertos errores que no dejarán que el ayuno sea efectivo y, no solo eso sino que además, pueden resentir tu salud. 

Por ello, en el artículo de hoy, queremos hablar nuevamente del ayuno intermitente, de cómo realizarlo correctamente y sobre todo, de algunos errores que podemos cometer cuando comenzamos a hacer esta práctica.

¿Qué es el ayuno intermitente?

El ayuno consiste en no consumir comida durante varias horas del día (desde 10-12 horas hasta que nos entre el hambre). Dependiendo de las horas que se ayuna tiene unos u otros beneficios. Sin embargo, como veremos más adelante, no debemos forzar nunca nuestro organismo. Cuando tengamos hambre debemos comer y romper el ayuno.

Durante el ayuno se realizan distintos procesos: quema de grasas, autofagia, etc.. Tiene numerosos beneficios para recuperar nuestra salud, para ganar flexibilidad metabólica, mejora la resistencia a la insulina, mejorar la salud de las hormonas.

Estamos hablando de una práctica muy beneficiosa, pero debe realizarse de manera correcta para no dañar nuestra salud. Del mismo modo, debemos evitar ayunar de continuo, sino reservarlo para cortos periodos de tiempo.

Si quieres más información sobre el ayuno intermitente, sus beneficios, cómo comenzar a realizarlo, etc. te recomendamos leer el siguiente artículo: Ayuno intermitente, ¿Es beneficioso? ¿Cómo hacerlo?

El ayuno se rompe cuando comemos, es decir, podemos tomar infusiones, caldo de huesos (debido a su colágeno), café sólo (al que podemos añadir ghee o aceite de coco). Para romper el ayuno debemos evitar carbohidratos y azúcares. Lo ideal es tomar proteínas como el huevo o grasas saludables.

Comer frutas

Errores que debemos evitar para que sea efectivo el ayuno intermitente

Es importante tener unos puntos claros antes de comenzar a realizar el ayuno intermitente, debido a que es una buena práctica pero llevada de mala manera puede dañar nuestro metabolismo y nuestras hormonas.

Pensar que es una dieta para adelgazar

No debemos pensar que el ayuno intermitente es una «dieta adelgazante». El ayuno nos trae muchos beneficios a nuestra salud y en concreto a nuestro metabolismo. Sin embargo, utilizarlo de manera inadecuada puede dañarnos. Por ello no debemos pensar en realizarlo para adelgazar, sino para ganar en salud. Es posible que adelgacemos si es lo que nuestro cuerpo necesita, pero no es el objetivo para realizar ayuno intermitente.

Comer en exceso, darse atracones, comer comida basura

Un error común, es pensar que como vamos a hacer ayuno, podemos comer todo lo que queramos de los productos que queramos sin que importe. Esto es un gran error, ya con los atracones o comida poco nutritiva vamos a encontrarnos físicamente mal.

Es posible que si acabamos de empezar a realizar ayunos, cuando sintamos hambre no podamos controlar la cantidad que vamos a comer. Por ello, lo ideal es comer comida nutritiva y saciante, que no sólo nos sentará bien sino que complementa a la práctica de hacer ayunos intermitentes reportándonos numerosos beneficios a nuestra salud. 

Otro truco, es romper el ayuno con una pequeña cantidad de comida nutritiva. Por ejemplo un poco de jamón, aguacate, frutos secos, etc. De esta manera, estaremos dando alimento a nuestro cuerpo y después de esperar un poco de tiempo podremos comer más cantidad de comida hasta sentirnos saciados pero sin pasarnos en las cantidades.

Comer poco

Igual que comer mucho es malo para nuestra salud, comer poco también. Debemos escuchar nuestro cuerpo y comer lo que necesita. Tener hambre puede repercutir de manera grabe en nuestras hormonas, problemas de tiroides. Debemos llegar a estar satisfechos.

Ayunar todos los días las mismas horas

Si lo que buscamos es ayunar muchas horas, lo ideal es cenar pronto y no romper el ayuno hasta el día siguiente. Ahora bien, debemos romper el ayuno en el momento en que sintamos hambre. Pasar hambre es igual que comer poco, repercute en nuestro organismo de manera negativa y puede llevar a enfermarnos. Por ello, debemos evitar pasar hambre. 

Es posible que unos ayunos sean de 10 horas, otros de 12, da igual, sentiremos los beneficios. Conforme vayamos avanzando en la práctica de ayunar, de manera natural, irán aumentando las horas que podemos estar sin comer. Es fundamental, por ello, que aprendamos a escuchar a nuestro organismo y dejarnos guiar por él para saber cuándo romper el ayuno.

La autofagia comienza cuando ayunamos unas 18 horas, sin embargo, no debemos forzar hasta hacer todas las horas los mismos días.

Debemos tener en cuenta, que cada día es diferente, gastamos una energía distinta y por eso debemos darle a nuestro cuerpo el combustible que nos pide.

No personalizar nuestros ayunos

Cada persona es diferente, por ello, debemos hacernos análisis de sangre, de glucosa, comer unos u otros alimentos, ayudar unas u otras horas. Es un error coger la práctica de otra persona y seguirla tal cual, ya que ni todos tenemos la misma situación, ni las mismas necesidades nutricionales. 

Embarazo y lactancia

En caso de estar embarazada o estar dando el pecho, debemos evitar el ayuno. En este caso, nuestro cuerpo está trabajando mucho para crear una nueva vida o generar alimento para tu bebé, por ello come cuanto necesites y cuándo lo necesites. Olvídate de ayunos en estos casos. 

Quizá pueda interesarte:

Como hemos visto, hay grandes beneficios en el ayuno intermitente si se realiza bien. Es recomendable ponerse en manos de un especialista en nutrición para que nos guíe durante, al menos, la primera vez que vayamos a realizar este tipo de prácticas. Así podremos aprender a ayunar de manera segura.

Sin embargo, si decidimos hacerlo por nuestra cuenta, debemos ir poco a poco, sin forzar y siguiendo todos los consejos que os hemos dejado en este artículo y los enlaces que hay a lo largo del mismo. Sobre todo, infórmate y si te sientes mal deja de ayunar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.