Establecer límites en una relación

Relaciones y límites

Hay algunas cosas que en ocasiones nos cuestan mucho pero son muy necesarias para cuidar nuestros propios deseos e intereses. Hay personas que terminan con problemas por no aprender a decir no y también por no saber poner límites en sus relaciones, ya sean amistosas o de pareja.

Establecer límites en la relación con otra persona es algo fundamental. Es un proceso difícil pero todos debemos saber qué es importante y hacer que la otra persona respete aquello que es nuestro. Saber decir no y poner límites es algo fundamental para tener una relación saludable.

Por qué establecer límites

Establecer límites en la relación tiene que ver sobre todo en no sacrificar nuestro espacio o nuestro tiempo e incluso no hacer cosas que no deseamos hacer. En ocasiones nos limitamos a hacer lo que la otra persona quiere por no tener conflictos dentro de la pareja, pero sin duda es un problema cuando la relación nos acaba perjudicando, evitando que crezcamos como persona y que desarrollemos nuestro propio espacio personal en donde hay lugar para los gustos y aficiones propias. Si ponemos límites a la relación  solamente estaremos reclamando lo que es nuestro y no debemos sentirnos egoístas por ello.

Utiliza la asertividad

La asertividad es una capacidad que tienen muchas personas de defender su posición sin ofender a nadie y sin entrar en discusiones. Este tipo de capacidad nos ayuda muchísimo a la hora de comunicarnos con otras personas, ya que si somos asertivos podremos expresar lo que pensamos y necesitamos sin que a la otra persona le parezca mal. Ser asertivos pasa por aprender a expresarse siendo respetuosos con los demás.

Aprovecha el momento adecuado

Límites en las relaciones

Debemos saber cuál es el momento adecuado para expresar nuestras necesidades y posiciones. En una relación afectiva es difícil reclamar nuestro espacio, sobre todo si la otra persona siente mucho apego y no tiene una gran esfera social y personal de la que ocuparse. La dependencia de la otra persona siempre nos puede perjudicar, por lo que debemos aprender a poner límites y a reclamar nuestras cosas. Hay que evitar los momentos en los que hay discusiones o molestias entre ambos, pues esto solo puede desembocar en más problemas. Se deben buscar esos momentos en los que exista calma y relajación entre ambos.

No sientas culpabilidad

Es fácil sentir culpabilidad o incluso sentirse egoísta por reclamar esos momentos o esas cosas que necesitamos para nosotros. Poner límites significa no dedicar todo nuestro tiempo a la otra persona, lo que es realmente saludable para la relación. Evitar la culpabilidad pasa por saber lo que necesitamos y que nuestro tiempo debe ser nuestro. No es egoísta reclamar un espacio propio, ya que esto ayuda a mejorar la relación de pareja.

Aprende del desapego

El desapego en una pareja también puede ser algo bueno, porque aprenderemos a dividir lo afectivo de lo racional. Si conseguimos tener desapego no nos veremos superados por nuestros sentimientos a la hora de tomar decisiones en nuestra vida, algo que es muy importante. En la vida adulta debemos aprender a desapegarnos de esta afectividad para reconocer qué es lo que necesitamos o lo que es mejor para nosotros. En estos casos debemos utilizar la lógica para sentir ese desapego y poder racionalizar las partes de la relación que no funcionan.

Evita la dependencia

La dependencia de cualquier tipo siempre es mala, porque no somos capaces de hacer las cosas por nosotros mismos o dependeremos siempre de las decisiones de otra persona. Tomar las riendas de nuestra vida supone ser independientes y aprender a no depender de otra persona para hacer cualquier cosa. Solo así podremos reclamar nuestro espacio y tener nuestra vida más allá de la relación, algo que es muy sano para ambos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.