¿Está bien beber delante de los hijos?

La relación de tus hijos con el alcohol depende de muchos factores, y uno de ellos es que tú tengas una relación saludable con este tipo de bebidas. Quizá seas de los padres que de vez en cuando toma una cerveza o un vaso de vino mientras los niños están cerca. Es posible que también pienses que es bueno que tus hijos te vean consumir alcohol de forma responsables, apreciando el sabor en lugar de beber para emborracharse.

También hay padres que no beben nada hasta que los niños están en la cama. Pero, ¿es bueno beber delante de los hijos de forma responsable o es mejor no beber absolutamente nada cuando ellos están delante? Este tema puede generar cierta controversia y al final, son los padres quienes deben tomar la decisión correcta según la educación que estén dando a sus hijos. El objetivo es que los niños entiendan qué es el alcohol, que si se toma una copa de vez en cuando no pasa nada, siempre y cuando se tenga una relación saludable con este tipo de bebida. También deberá entender los peligros de beber alcohol.

Los jóvenes abusan del alcohol por una serie de razones emocionales

Normalmente los jóvenes que abusan del alcohol lo hacen por razones emociones, no solo porque el alcohol formaba parte de su familia de forma ocasional y saludable. Otra cosa sería que los niños crecieran en un ambiente tóxico donde el alcohol generaba situación de estrés, violencia, toxicidad, etc.

No hay ninguna razón para pensar que interrumpir u ocultar el consumo de alcohol conducirá a una relación saludable entre el alcohol y los hijos. La razón por la que las personas beben puede ser muy variable y los niños que abusan del alcohol como adultos lo hacen por razones principalmente emocionales, no simplemente porque el alcohol era parte de su familia.

El alcohol es un depresivo que libera las preocupaciones sobre lo que las personas piensan de nosotros mismos, nuestras habilidades de funcionamiento ejecutivo y más cosas. De ahí ese sentimiento de me siento mucho más relajado durante la cena después de tomar una copa de vino.

Si un niño vivía atemorizado de pequeño porque sus padres eran alcohólicos y no sabía cómo iban a estar después de beber, puede decidir no tomar absolutamente nada de alcohol por tener una relación de aversión o abusar del alcohol para escapar del dolor emocional sufrido en la infancia. Por el contrario, también es posible que un niño crezca en un hogar donde no se bebe alcohol y que al ser adulto abuse del alcohol e incluso de las drogas. El abuso y la adicción son complicados y no solo ocurre en personas con familias rotas.

No se puede controlar la relación que tendrán tus hijos con el alcohol; lo único que puedes controlar es tu relación con el alcohol. Lo que sí es cierto es que tus hijos aprenden de tu ejemplo y si quieres que tengan una relación saludable tendrás que enseñar a medida que crezcan y tengan edad para su consumo a que realicen un consumo responsable y sean conscientes de sus acciones en todo momento.


Categorías

Educar hijos, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.