Escapes cuando se aprende a usar el orinal, ¿qué hacer?

Los adultos han pasado años usando el baño, por lo que olvidamos lo difícil que es para un niño. Para un niño que ha pasado toda su vida en pañales hasta el momento, darse cuenta de su necesidad de eliminarlo requiere gran atención y trabajo duro. El control constante de ese impulso hasta que lleguen al baño es un logro importante.

Algunos niños están motivados para dominar esto porque no les gusta la sensación de estar mojado o con la caca en el pañal. Otros están motivados por su necesidad de dominar deseo de ser como niños mayores. El resto está motivado por su deseo de emular a sus padres, a quienes aman y a quiénes quieren copiar.

Debido a que todos los niños dominan este paso del desarrollo, tarde o temprano, podemos pensar en esto como un aprendizaje natural. Como todo aprendizaje, el niño necesita estar listo para aprender y avanzar a su propio ritmo, pero los padres pueden brindar aliento y establecer las condiciones para ayudar a que su hijo tenga éxito.

Enseñar a ir al baño, ¡sin castigos!

Cuando se enseña a un niño a ir al baño es necesario que sepas que es un deseo natural de crecimiento y logro de tu hijo. Si bien las recompensas pueden ser efectivas para incentivar a un niño que tiene miedo de dar este gran salto, el castigo solo aumenta el miedo del niño. El castigo en realidad dificulta que el niño controle su cuerpo porque el miedo cierra los centros de aprendizaje del cerebro.

Además, el castigo erosiona la relación con el padre y, por lo tanto, elimina el deseo del niño de seguir el ejemplo del padre, que es su principal motivación para hacer el trabajo arduo del aprendizaje del baño. Cuando castigamos a un niño que no está logrando aprender a usar el orinal, se siente humillado, avergonzado y con ganas de rendirse. No sabía cómo hacerlo, y ahora se siente como un fracaso. También se siente perjudicado y enfadado porque no entiende por qué ocurre todo eso. Todas estas emociones enredadas hacen que sea más probable que el niño tenga más accidentes y escapes.

Si le castigas tendrá muchos escapes

Si castigas a tu hijo/a por tener escapes, esto hará que siempre tenga más escapes. Lo más probable es que esto se deba a que el niño deja de ver el inodoro como una oportunidad de dominio, que todos los niños quieren, y comienza a verlo como una fuente de estrés. Sabemos que el estrés hace que los niños tengan regresiones, y el castigo es un factor estresante enorme.

El aprendizaje de ir al baño es el momento en la vida de un niño cuando son más vulnerables al abuso. Eso es porque el castigo no funciona. En realidad, hace que sea más difícil para el niño controlar los escapes. El padre se frustra más y el castigo se intensifica. La situación se sale de control y los problemas emocionales se agravan. Castigar a un niño por tener escapes nunca acelerará el aprendizaje, más bien todo lo contrario y encima, perjudicarás la relación con tu hijo. Tu hijo necesita elogios, cariño y que respetes su ritmo para aprender a usar el orinal… ¡y será más fácil de lo que te imaginas!


Categorías

Consejos mamás, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.