¿Es posible enamorarse de dos personas a la vez?

Amar a dos personas a la vez, es algo que socialmente no está bien visto ni es aceptado. Supone construir un triángulo donde alguno de los miembros es engañado, donde el sufrimiento emocional es a veces demasiado alto y habitualmente, termina en fracaso. Pero pensemos por ejemplo en esos casos que nos son tan cercanos, personas que mantienen una relación sólida y estable con su cónyuge, pero sin embargo, siguen recordando ese amor del pasado. Esa relación que, por el motivo que fuera, no tuvo éxito. Un amor que persiste en la memoria, y que, de algún modo, hace que vivan “enamorados” de dos personas al mismo tiempo.

Los psicólogos nos indican que existen muchas clases de amor. Y más aún, el amor en una persona atraviesa varias fases en las cuales, podemos llegar a sentir diferentes emociones: pasión, atracción sexual, cariño… de ahí que sea concebible el llegar a desarrollar diferentes sentimientos por dos personas a la vez. Así pues, según nos explican los expertos y los terapeutas, esta es una realidad muy común entre nosotros. Te explicamos un poco más a continuación.

1. Consecuencias de llegar a amar  a dos personas al mismo tiempo

La sociedad occidental nos marca unas pautas de moralidad entre las cuales, no está bien visto ni es aceptado el que una persona tenga dos cónyuges. Es muy habitual sin embargo, que se lleven relaciones paralelas y en secreto. Personas que teniendo una pareja estable, mantienen una “aventura” a escondidas. Es algo que, como ya sabemos, implica gran sufrimiento y ansiedad. Supone una traición hacia esa persona con la cual mantenemos un compromiso.

Este tipo de situaciones son muy comunes en las consultas de los terapeutas. Pero quienes experimentan esta realidad declaran que el coste emocional y el padecimiento suele ser bastante alto. Se trata de vivencias afectivas y cognitivas que exigen una alta implicación, que nos sumen en un conflicto asimétrico que no siempre es fácil de llevar. Veámoslo con detalle.

  • Coste emocional: pongamos un caso sencillo. Una persona engaña a su pareja con un tercer amante. El tener que mantener esa doble vida sabiendo que está traicionando a alguien y que a su vez, no puede llevar una existencia plena y normal con quien mantiene una aventura, a largo plazo puede sumir a dicha persona en un grave conflicto. Bien es cierto que todo depende del tipo de personalidad y el carácter en sí de cada individuo, pero ningún engaño puede mantenerse eternamente, y las consecuencias emocionales tendrán un alto coste.
  • Presión social: este es un aspecto innegable relacionado con la idea de enamorarse de dos personas a la vez. Nadie podría aceptar que nuestra pareja, por ejemplo, tuviera otra compañera. No es propio de nuestra cultura. Y aún más, el amor exige habitualmente exclusividad y cierto sentimiento de propiedad implícita. Son “nuestras parejas”, exigimos que el amor y el sexo no salga más allá del círculo de la pareja, de esa complicidad que construimos el uno con el otro. Es decir, valoramos y demandamos el ser monógamos y que nuestros compañeros también lo sean. De ahí la dificultad de aceptar “el que quepa la posibilidad de amar a dos personas a la vez.”.

2. Las fases del enamoramiento

Autores como Otto Kernberg nos indican que la idea de enamorarse de dos personas a la vez estaría relacionado también con las distintas fases del propio enamoramiento. Es decir, las personas atravesamos diferentes fases en las cuales, la llamada “bioquímica del amor” trabaja de diferente modo:

1. Primera fase

Aquí las personas experimentan toda una explosión de emociones. Nuestro cerebro está dominado sobre todo por dos neurotransmisores muy potentes como son la dopamina y la adrenalina, capaces de sumirnos en un estado de semi-euforia. Nos sentimos inquietos, nerviosos, ilusionados. Sentimos nervios en el estómago, dificultad de concentración y una obsesión casi permamente por esa persona por la cual estamos fascinados.

2. Segunda fase

En esta segunda fase del enamoramiento actúa la oxitocina. Se trata de un neurotransmisor que eleva en nosotros la sensación de apego y unión. Es una etapa más relajada en la cual las personas inician planes en común, atenazan lazos y afianzan su compromiso. Ya no es un amor tan pasional y nervioso como el anterior, sino que se se encauza más aquello que conocemos como “amor romántico”. Según los psicólogos, el amor pasional no dura más de un año y medio.

3. Tercera fase

Aquí entramos ya en la etapa de apego cotidiano. Ahí donde prima el cariño, un amor relajado en el cual la estabilidad marca ese día a día sin dejar a un lado la pasión momentánea, pero donde es más común un compromiso tranquilo con una proyección de futuro sólida y estable. La adrenalina y la dopamina ya no están tan presentes, ya no existe esa “euforia”. Es algo más relajado,  los lazos entre los dos miembros están ya bien asentados, y el apego, es la pauta de ese día a día. Sería pues, un amor más maduro.

Podemos decir entonces que, aunque no está bien visto y no es aceptado, biológica y emocionalmente sí es posible enamorarse de dos personas a la vez. Podemos por ejemplo estar viviendo esa tercera fase del amor con nuestra pareja y de pronto, sentir esa euforia por un compañero de trabajo o un amigo. Pero ahora bien, los datos nos indican que son relaciones poco exitosas con un alto coste emocional. El amor, es sin duda una dimensión compleja y difícil de diseccionar bajo la lente de un microscopio para llegar a entenderla en su totalidad. A menudo intentamos diferenciarlo bajo distintas etiquetas: amor romántico, amor platónico, amor pasional…

Pero recuerda, es mejor ser prudentes e intentar mantener un equilibrio en el cuál, no hacer daño a nadie, y buscar siempre tu propia felicidad.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.