Errores frecuentes al educar un cachorro

Educar un cachorro

¿Has adoptado un cachorro? Sin duda, la felicidad de toda la familia seguro que es algo inevitable. La llegada de un perro al hogar siempre aporta numerosas ventajas en el círculo familiar pero hoy no vamos a hablar de ellas sino de otro de los temas que suelen preocuparnos y mucho: Los errores frecuentes al educar un cachorro.

Tendremos que comenzar con su educación de una manera temprana y qué mejor que dejarnos llevar, pero a veces no es suficiente y podemos cometer unos errores bastante frecuentes. Así que, vamos a destacar cuáles son los principales para que los evites y tu cachorro sea todavía más feliz de lo que ya es. ¿Empezamos?

Uno de los errores frecuentes al educar un cachorro son los castigos

Ya comenzamos siempre fuertes, porque en cuanto el animal hace algo mal, tendemos a castigarlo. Pues no debemos hacerlo de este modo, es más, se trata de uno de los grandes errores. Hay personas que aún creen que con riñas o gritos nos harán caso y será todo lo contrario. Porque es algo totalmente perjudicial para ellos. El paso que sí debemos dar es premiar cuando hace algo bien, pero no regañar cuando lo hace mal. Para que haya diferencia y el animal lo entienda, le podemos premiar cuando el resultado el satisfactorio pero no hacer nada como es lo contrario. Ya que si nos decantamos por los castigos, entonces haremos que el animal no tenga tanta seguridad en sí mismo, que se muestre más distante y no es lo que queremos.

Pasos para la educación de los cachorros

No apostar por la socialización

A la hora de educar un cachorro este necesita sociabilizar. Se dice que es uno de los pasos vitales en su vida y en su cuidado para que desarrolle una buena personalidad. A partir de los 20 días de nacido se inicia el proceso, por lo que suele estar con su madre o con sus hermanos. Luego pasará a estar con las personas que serán de su familia, pero no por ello debemos de alejarlo de otros animales. También necesitan seguir en contacto con ellos. De ahí que tiene que haber siempre un equilibrio, porque esto hará que su personalidad se desarrolle en total equilibrio, haciendo que deje atrás las inseguridades y que sea un perro asustadizo o todo lo contrario, agresivo.

No pasar tiempo en enseñarle costumbres

Las costumbres o los modales formarán parte de educar un cachorro. Por eso, debemos hacerlo poco a poco pero siendo constantes. Necesitamos dedicarle tiempo y como no, tener un poco de paciencia. Nosotros tampoco nacimos aprendidos y para ellos será un nuevo mundo y nunca mejor dicho. Así que, lo primero será mostrarles dónde hacer las necesidades, donde comer y qué cosas no se pueden morder.

Adoptar un cachorro

La falta de ejercicio

Es cierto que quizás el primer día no lo vamos a agotar, pero debemos tener una especie de rutina para poder sacarlo a que haga sus necesidades pero también aproveche para realizar ejercicio. Ya sabemos que los cachorros suelen estar llenos de energía y es necesario que la liberen de la mejor manera posible. El caminar o jugar al aire libre son pasos que lo entretienen pero que también lo relajan, que es lo que necesitan. Llegará más contento a casa y eso siempre es una buena señal para seguir su camino de aprendizaje.

No tener paciencia a la hora de educar un cachorro

Antes lo mencionamos y es que no todos los animales tienen el mismo ritmo. Por eso, desde la llegada a tu hogar, necesitas armarte de paciencia. Ya que ellos también van a adaptarse a nuevas situaciones y no siempre es sencillo. Lo mismo ocurre con el adiestramiento, porque sabemos que suele llevar su tiempo. Así que, con esa paciencia, dedicación y mucho cariño el educar un cachorro no tiene por qué ser tan desesperante como uno puede pensar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.