Errores cosméticos que todas cometemos

Con tantas tendencias y productos cosméticos es muy fácil cometer errores a la hora de cuidarnos. Nos ha pasado a todas el utilizar mal un cosmético o también el tener nociones equivocadas de cómo cuidarnos a diario. En la actualidad tenemos muchísima información a nuestra disposición para evitar equivocarnos, pero aún así es fácil cometer estos errores cosméticos.

Os hablaremos de unas cuantas cosas que casi todas hemos hecho algunas vez, ya sea por falta de criterio, de información o de tiempo. Son cosas comunes que debemos dejar de hacer en nuestras rutinas de belleza o a la hora de usar un nuevo cosmético.

Usar una base incorrecta

Casi todo el mundo ha cometido el grave error de utilizar una base que no es del tono adecuado. O más clara o más oscura, pero diferente. Es por eso que al utilizarla se nota si no la extendemos por todo el cuello, dejando un efecto máscara. Además, debemos tener en cuenta que el tono de piel no es el mismo en invierno que en verano, que está más morena, por lo que debemos cambiar el maquillaje y el tono según la temporada. Hay que probar la base con luz natural para ver el verdadero efecto sobre la piel. Solo así sabremos si es la adecuada.

Utilizar demasiado colorete

Esto es para gustos, pero si usamos demasiado colorete siempre va a parecer que vamos muy maquilladas, aunque el resto del maquillaje sea bastante natural y sencillo. Es por eso que el colorete debe moderarse a solo unos toques de rubor en las mejillas en un tono natural.

Exceso de iluminador

En muchas ocasiones hemos visto este problema incluso en las celebrities. Hoy en día se lleva el iluminador y estamos viendo un exceso de él en muchos maquillajes, sobre todo en los tutoriales de Instagram, en donde parece que los brillos del iluminador no tienen fin, hasta crear un maquillaje poco natural. Utilizar un poco para resaltar ciertas zonas está bien, pero en exceso nos puede perjudicar.

Tonos fuertes para el día

El maquillaje va a gusto de la persona, pero en general durante el día se deben utilizar los tonos más naturales y dejar los colores fuertes para el día. Colores como azules o verdes en los ojos siempre son mejores para la noche, ya que cada maquillaje tiene también su situación.

Aplicar mal el autobronceador

Este es un problema que le ha pasado a más de una persona, y es que lo de aplicar el autobronceador no es tan fácil como parece. Por una parte debemos tener la piel homogénea, por lo que hay que exfoliarla antes. Debemos aplicar el autobronceador con un guante, ya que de lo contrario las manos pueden quedar teñidas con el tono, lo cual no queda nada natural. Por otro lado, es habitual que si se extiende mal quede más oscuro en zonas como las rodillas o los codos, por lo que hay que tener en cuenta que debemos dedicar más tiempo a estas zonas.

Usar mal el perfilador de labios

El perfilador de labios ha vuelto a utilizarse para conseguir unos labios bien definidos, pero hoy en día ya no se lleva el tono del perfilador diferente del tono de labios. Esto más que un error es algo que ha pasado de moda. Además, no debemos utilizar el perfilador por fuera de los labios, ya que puede quedar artificial, aunque es una forma de conseguir unos labios más gruesos.

Elegir mal los tonos

Cada persona tiene un tono de piel y cuenta con un color de ojos y de pelo. En base a esto nos irán mejor unos tonos que otros. Juega con los contrastes si deseas destacar tu tono de ojos. Es decir, si tu color es marrón, utiliza los tonos fríos como el gris, y si tienes ojos azules utilizar los colores cálidos como el beige o los marrones. Notarás la diferencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *