Enseña a tus hijos límites saludables

enseñar limites saludables

Como padre, es posible que te hayas preguntado cómo ayudar mejor a tus hijos a aprender a tomar decisiones positivas. Una forma de preparar a tus hijos para el éxito es establecer límites fuertes en tu hogar. Es esencial comenzar a instruir a los hijos sobre los límites entre ellos y los demás muy temprano en su infancia.

Un niño que crece en un hogar donde los límites saludables están bien establecidos aprenderá a aplicar dichos límites en su propia vida, desarrollando así un mejor autocontrol y la capacidad de tomar decisiones positivas.

¿Qué significa “límite”?

Un límite significa que una persona tiene algo que hacer o no hacer y sabe de qué se trata. Los límites que las personas establecen pueden ser límites físicos o emocionales.

Límites físicos. Este límite puede ser físico y tangible, como las propias partes del cuerpo. Esto implica explicarle a un niño que su cuerpo le pertenece solo a sí mismo y que nadie más le enseña a desarrollar un sentido de sí mismo. Explicando, “Tu cuerpo te pertenece” es un buen lugar para comenzar.

Límites emocionales. Otro tipo de límite es más emocional y físico. Enseñar a los niños que no está bien decir cosas hirientes a otros es un ejemplo de límite emocional. Las burlas serían otra forma de cruzar los límites emocionales de una persona.

limites a los niños

En cierto sentido, los límites son reglas para vivir con los demás, los límites existen para no hacerse daño a uno mismo ni hacérselo a los demás. Del mismo modo, en los límites también está el valor de que los demás no nos pueden hacer daño a nosotros mismos.

Límites en la crianza

Cuando estás criando niños para que tengan límites saludables, es importante permitir que tus hijos tengan y expresen sus propios sentimientos. Este puede ser bastante difícil, ya que no es inusual que algunos padres traten de suprimir la expresión de comportamiento saludable de un niño. Por ejemplo, si un niño de 4 años comienza a llorar y tiene una rabieta, ¿qué harías como padre? Una estrategia saludable para garantizar que tu hijo de 4 años desarrolle límites saludables es ayudarle a etiquetar sus sentimientos y poner nombre a sus emociones. Puedes decir algo como: “Veo que estás frustrado porque no puedes tener el dulce en este momento. Tal vez puedas comer dulces después de la cena.”

La ayudaste a etiquetar sus emociones. Decidiste no castigarle o exigirle que dejase de llorar porque es una emoción que se debe sentir, aceptar y entender para poder encontrar el cambio. Como padre, acabas de mostrar aceptación de los sentimientos de tu hijo. Cada vez que te comportas de esta manera como padre, estás reforzando el sentido natural de ti mismo y los límites de tu hijo.

Otro ejemplo es un niño de dos o tres años que lanza un juguete a su hermano. Nuevamente, le tendrás que decir a tu hijo que está bien tener y expresar sentimientos de enfado, pero que no está bien tirar un juguete a los demás o lastimar a otros. Durante el episodio, no muestres sentimientos de enfado. Cuando estás estableciendo límites, tienes que ser diplomático. Deberás ser firme, pero no te sientas frustrado o enfadado. Simplemente di algo como: “No está bien tirarle un juguete a tu hermano. Cuando lanzas un juguete, tienes que sentarte en una silla para reflexionar lo que acabas de hacer” y no decir nada más hasta que hayan pasado unos minutos. Permite que tu hijo se siente en una silla por la cantidad de minutos que coincida con su edad (si tienen dos años, se sienta 2 minutos; 3 años, 3 minutos).

Después de que se acabe el tiempo, agradezca a tu hijo el haber estado sentado en la silla y reflexionar lo sucedido buscando una solución a la emoción intensa. De esta manera aprenderá a que en muchas ocasiones, las emociones hay que sentirlas, pero también controlarlas para un bien común.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.