Ensalada de garbanzos fría

Ensalada de garbanzos fríaNada mejor que una rica ensalada de garbanzos con este calor que aprieta. Las ensaladas de legumbres son magnificas para la de verano, donde cocinar un plato caliente no apetece demasiado. Este plato se convierte en una alternativa ideal para comer garbanzos y refrescarse al mismo tiempo.

Además de ser un plato delicioso es muy sano, ideal si queremos seguir una dieta. Los garbanzos aportan un efecto saciante a nuestro estomago, así que podemos degustar esta ensalada perfectamente como plato único. Otra de las ventajas es que la podemos guardar en un tupper fácilmente y llevarnosla al trabajo.

Ingredientes:

(Para 4 personas).

  • 400 gr. de garbanzos cocidos.
  • 1 tomate grande.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pepino.
  • 1/2 cebolleta.
  • 1/2 lata de aceitunas negras deshuesadas.
  • 1 cucharadita rasa de comino en polvo.
  • Zumo de limón.
  • Aceite de oliva.
  • sal.

Preparación de la ensalada de garbanzos:

Para elaborar esta ensalada, podemos usar garbanzos de en conserva ya cocidos, que sería la forma más rápida, o bien cocerlos nosotros mismos. Si vamos a usar garbanzos de bote, los pasaremos por agua para lavarlos del líquido de la conserva y listo. Seguidamente, los colocamos en una fuente o recipiente donde vayamos a preparar la ensalada.

En segundo lugar, contaremos las verduras en trozos pequeños. Limpiamos bien los pimientos de semillas, retiramos los tallos y los cortamos en cuadrados pequeños, al igual que la media cebolleta. Colocamos estos ingredientes en la fuente junto a los garbanzos.

Laminamos un poco las aceitunas o las cortamos al menos por la mitad, para que no sean demasiado grandes y las añadimos a al recipiente. Pelamos el pepino, lo cortamos en cuadrados pequeños y lo agregamos también a la fuente.

Por último, pelamos los tomates, los cortamos en dados pequeños, los incorporamos junto al resto de ingredientes y mezclamos todo.

Ya sólo nos queda darle el toque de sabor a nuestra ensalada de garbanzos. Incorporamos aceite de oliva al gusto, una pizca de sal y el comino en polvo. Cortamos un limón por la mitad y exprimimos su zumo encima de la ensalada. Es recomendable aliñar la ensalada poco a poco e ir probando, así la dejaremos a nuestro gusto.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *