En tu primera cita, NO hagas ninguna de estas 3 cosas

cosas para no hablar en la primera cita

Si tienes una primera cita es probable que pienses mucho en ese momento que está por llegar. Desde la forma en que le mirarás, si llegarás un poco tarde para hacerte de rogar, cómo te reirás… pueden haber muchas cosas en tu mente, y hay muchas cosas que deberás tratar antes de salir de casa.

Tu objetivo es encontrar el amor, no preocuparte y perderte a una gran persona por hacer las cosas mal, así que es hora de descubrir cómo tener le mejor cita sin estropearlo por estas cosas.

Preocuparte demasiado por tu apariencia

Por supuesto, quieres verte bien cuando vas a una cita. No hay nada de malo en eso… tu cita también querrá verse bien para ti. Pero no es buena idea que te preocupes demasiado por tu aspecto, escoge el atuendo que te haga sentir bien y el maquillaje que te guste, pero no te excedas demasiado porque ser natural es mejor que ir demasiado maquillada.

Si tú y esa os lleváis bien y os queréis volver a ver, eso definitivamente significa que te encuentra atractivo/a, pero tu apariencia no es lo único que le parece interesante de ti. También se sentirá atraído por quién eres dentro y le gustará tu personalidad. No le importará que llevaras un vestido negro cuando habías estado debatiendo con uno rojo durante media hora.

Mirar demasiado el teléfono

Sí, es parte del consejo convencional de citas: no mires tu teléfono. No envíes mensajes de texto a tu mejor amigo ni mires las redes sociales o Google. No revises tu correo electrónico laboral o personal y, por cierto, ni siquiera tengas tu teléfono sobre la mesa. Déjalo en tu bolso donde pertenece y concéntrate en tu cita.

conversación en la primera cita

Sí, ese es un buen consejo… pero al mismo tiempo, todos somos humanos, ¿verdad? Si tienes una cita y revisas tu teléfono porque alguien te envió un mensaje de texto y accidentalmente buscaste para ver quién era, está bien. No pasa nada. Estas cosas suceden y puedes ignorarlo con una sonrisa y decir algo como “Sí, soy adicto a este teléfono…” También podrías estar revisando tu teléfono cuando tu cita vaya al baño y él te verá mirando cuando regrese. Eso también está bien si lo dejas inmediatamente en su regreso.

Lo más probable es que si tu cita es una buena persona con quien puedes verte a largo plazo, él se reirá contigo y dirá que está igual de conectado a su teléfono. Además, le quita la presión si su madre le envía un correo electrónico y tiene que responder súper rápido, o si revisa las redes sociales sin siquiera darse cuenta porque es solo un hábito en este momento.

Hablar demasiado

¿Necesitas preocuparte si hablas la mayor parte de la noche? No, definitivamente no. Esta es solo una de las cosas de las que no debe preocuparte. ¿Por qué? Porque eres una persona fascinante y mereces hablar sobre lo que te interesa y lo que estás haciendo con tu vida y cualquier otra cosa que desees… siempre y cuando le permitas a la otra persona que hable, que se exprese y seas también un buen oyente.

No permitas que tu cita no diga nada, por lo que si te das cuenta que han pasado 10 minutos y no has parado de hablar, deja un hueco en la conversación para permitir que la otra persona también tenga la oportunidad de ser escuchado por ti.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.