En qué consisten los amores depresivos

DEPRE AMOR

El amor depresivo es un tipo de enamoramiento en el que una de las partes del vínculo, padece un trastorno mental como es la depresión. A primera vista, puede parecer algo sin sentido pero se trata de una de clase de amor que tiene sus propias características. Es verdad que en la gran mayoría de los casos, para que en una pareja haya amor, debe haber un equilibro emocional de ambas personas.

Sin embargo, en algunos casos puede darse el citado amor depresivo, a pesar del gran problema emocional que está presente en tal relación.

La depresión y el amor

A primera vista puede resultar complicado creer que una persona depresiva, esté enamorada y tenga pareja. En la gran mayoría de los casos la depresión es un sentimiento que denota soledad y falta de amor ya sea en el ámbito personal, familiar o laboral. Sin embargo el amor encontrado en otra persona, puede hacer que la parte depresiva se sienta mucho mejor y quiera salir de ese pozo tan profundo que es la depresión. Se podría decir que la persona depresiva necesita el amor de otra persona para poder sentirse mucho mejor y ver la vida desde otra perspectiva más positiva.

¿En qué consisten los amores depresivos?

Las relaciones depresivas se producen cuando la persona que sufre tan problema emocional, encuentra a alguien que le ayuda a sobrellevar dicha depresión. El gran problema de este tipo de relaciones, se debe al hecho de que la pareja debe ser cosas de dos y el equilibrio necesario no llega a producirse.

La persona depresiva necesita el amor de su pareja para sentirse bien, pero la otra persona no recibe lo que necesita para estar en cierto equilibrio. Con el paso del tiempo, es normal que la parte que da pero no recibe nada, se termine cansando y tampoco ofrezca nada a la persona con depresión. Por tanto, dicha relación se va debilitando poco a poco y se termina rompiendo con el paso del tiempo.

depresivo

La necesidad de amor en las relaciones depresivas

Los amores depresivos están avocados al fracaso debido a la falta de amor dentro de la propia relación. En un principio o a corto plazo, la pareja puede funcionar sin problema alguno, pero con el paso del tiempo las grietas comienzan a ser cada vez más visibles y la relación termina por romperse.

Como ya hemos dichos más arriba, la relación debe ser equitativa en todo y la presencia de la depresión en uno de las personas, hace que tal equilibrio no se llegue a producir nunca. La necesidad de amor por una de las partes sin dar nada a cambio, hace que la pareja no tengo futuro sobre todo a medio y largo plazo.

En definitiva, las relaciones depresivas no suelen funcionar en la gran mayoría de los casos y están avocadas al fracaso. La persona depresiva toma el amor de la otra persona como una auténtica droga que necesita para vivir lo mejor posible, sin embargo no ofrece nada a cambio a la pareja. Por tanto, las relaciones depresivas no funcionan a largo plazo y terminan por romperse.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.