En qué consiste el Síndrome de Otelo

signos-de-celos-patologicos

El síndrome de Otelo hace referencia a un personaje de una obra del escritor inglés Shakespeare. Este personaje se caracterizaba por sufrir unos celos patológicos, provocando que pensara en todo momento en la infidelidad de su esposa. Como es de suponer, la persona que sufre tal síndrome provoca que su relación esté avocada al fracaso y que la convivencia entre ambas personas sea insostenible.

Se trata de un auténtico problema para cualquier pareja ya que la relación se vuelve tóxica. En el siguiente artículo te hablamos más de esta clase de síndrome y cómo afecta de una manera negativa a la pareja.

A qué se debe el síndrome de Otelo

Está claro que la persona que padece el síndrome de Otelo tiene una cierta vulnerabilidad a nivel mental. Además hay una serie de motivos o causas por lo que llega a sufrir tales tipos de celos: baja autoestima, gran dependencia emocional de la pareja y un temor excesivo a ser abandonado por la persona amada y quedarse solo.

La persona con esta clase de celos, puede sufrir también una serie de trastornos de diversa índole como puede es el caso del trastorno obsesivo compulsivo o cierto trastorno de tipo paranoide. Por otra parte también se piensa que dichos celos pueden ser originados por el consumo excesivo de sustancias tan perjudiciales y dañinas para el organismo como el alcohol o la droga.

Síntomas propios del síndrome de Otelo

Como ya te hemos comentado más arriba, la persona que padece este síndrome tiene celos patológicos y enfermizos de su pareja. Este tipo de celos va a tener tres características bien diferenciadas:

  • No existe una causa real por la que se deba producir tales celos.
  • Sospecha desmedida y excesiva de la pareja.
  • La reacción es totalmente irracional y sin sentido alguno.

celos

En cuanto a los síntomas propios de la persona celosa hay que destacar los siguientes:

  • Ejerce un control excesivo de su pareja. Piensa que le es infiel a todas horas y ello provoca que esté en alerta constantemente.
  • No respeta la privacidad y el espacio de su pareja. Tiene que saber durante todo el tiempo lo que hace su pareja. Ello repercute de manera negativa en sus relaciones sociales.
  • Los insultos y los gritos están a la luz del día. Todo ello desemboca en una violencia que puede resultar física o mental.
  • No hay espacio para las emociones o sentimientos positivos. Es normal que la persona celosa, esté enfadada y cabreada durante todo el día. No es feliz junto a la pareja, siendo más una relación de dependencia.

En definitiva, es importante el tratar este tipo de síndrome lo más pronto posible. La persona celosa necesita la ayuda de un profesional, que le ayude a ver que no se puede tener una relación con otra persona de una manera tóxica. Si la persona no se deja tratar o no es capaz de superar el problema de los celos, la relación está avocada al fracaso. Una relación se debe basar en el respeto absoluto y en la confianza de ambas personas. Los celos patológicos no pueden permitirse en una relación, ya que terminarán por destruirla.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.